Aquilino Meizoso: A Mourela, círculo de dudas

185

[A Nova Unión – Aquilino Meizoso Carballo] Pocos en As Pontes fueron ajenos a la controversia suscitada tras la destrucción del denominado Círculo Lítico de la Mourela por las obras de la autovía Ferrol Villalba. Para unos, y sin más profundidades, nada había allí que justificara el retraso de las obras, eran decían “unas piedras” frente a la prosperidad. Para otros el Círculo Lítico Mayor, descrito por el arqueólogo Federico Maciñeira a principios del siglo veinte, podía ser un testimonio cultural único que nadie, ni mucho menos la administración pública, tenia derecho a destruir.
Desde Amigos de As Pontes se convocó en su momento, y frente a la voluntad de la Consellería de Ordenación Territorial de, persistiendo en el error, continuar con las obras de la autovía y destruir el yacimiento arqueológico, una reunión en el Ayuntamiento de As Pontes del entonces director de las excavaciones Jacobo Vaquero con el Teniente de Alcalde Francisco Da Silva, para solicitar la intervención del Ayuntamiento en el asunto, pero por entonces el BNG compartía el gobierno de la Xunta de Galicia con el PSOE, y al más “listo” de la banda local capitaneada por Víctor Guerreiro, el tema no pareció gustarle demasiado por lo que podía suponer de enfrentamiento con el poder político y, finalmente, las obras terminaron para siempre con el yacimiento arqueológico. La indignación y la decepción quedó entonces en el alma de todos.
En aquel momento, y para la mayoría, el asunto parecía claro: el nombramiento del nuevo equipo al frente de las excavaciones había sido un acto más de una muerte anunciada y el Círculo Lítico de la Mourela había desaparecido como consecuencia de la presión económica de las empresas adjudicatarias de las obras, junto con la incompetencia y corrupción de una clase política para la que el único elemento cultural a defender era la lengua.


Fue entonces para mi una sorpresa la edición del libro “Círculo de Engaños: Excavación del cromlech de A Mourela”, un libro editado en el 2009 y presentado en As Pontes el 22 de enero del presente año, en el que se describe la excavación del Círculo Lítico Mayor, del que son autores D. Andrés Bonilla Rodríguez y D. Ramón Fábregas Valcarce, que fue leído por mi con atención y del que pretendo extraer algunas conclusiones.
La primera cuestión que parece querer clarificarse en el texto es el porque del cambio en el equipo de trabajo en las excavaciones. El dilema se sustancia, en boca de los señores Bonilla y Fábregas, en un asunto de metodología científica “as discrepancias sobre o modus operandi entre aquel e as distintas empresas e institucións involucradas leva a unha situación de impasse que se resolve co encargo de rematar a excavación a unha nova equipa técnica”.
En mis conversaciones con Jacobo Vaquero, lo que este arqueólogo me manifestó en diversas ocasiones en relación con tales públicas discrepancias, era que las mismas no eran tanto por el método de trabajo utilizado, sino por las conclusiones del mismo. Y así, para las empresas constructoras de la autovía desde un punto de vista económico, y para la propia Xunta desde un pusto de vista de la justificación política, era necesario, según su versión de los hechos, que el estudio concluyese lo más en negativo que fuese posible para justificar la destrucción del yacimiento, lo que no coincidía ni con los intereses ni con la opinión del director entonces de las excavaciones.
Los autores anuncian ya en los prolegómenos de la publicación su escepticismo sobre los estudios de Federico Maciñeira cuando apostillan sobre sus teorías al respecto de los círculos de la Mourela lo siguiente “a partir de aquí inventa toda unha teoría sobre o seu xeito de uso, na que mestura o celtismo imperante na época, con algunhas fontes clásicas e algo de arqueoloxía, nun exercicio máis que discutible desde a nosa perspectiva”.
Pese a todo admiten el valor inicial presumible y reconocido por todos del monumento cuando dicen “A Mourela presentábasenos, ao inicio da intervención, como un unicum no contexto galego e europeo, unha estrutura peculiar e diferente para a que careciamos de paralelos, e da que non podiamos asegurar unha cronoloxía clara. Certos datos parecían apuntar cara a súa posible orixe prehistórica: o emprazamento de ambos, aliñados nun conxunto de túmulos funerarios neolíticos, e algúns aspectos da súa forma, coma perfección da súa planta circular, ou a porta de acceso orientada ao SE, a mesma disposición que garda a entrada dos monumentos megalíticos”. Manifiestan por otro lado con una cierta elegancia formal su voluntad de colaboración con el anterior equipo de trabajo, la negativa de este, y el examen realizado de los restos de las anteriores excavaciones dirigidas por Jacobo Vaquero, restos que, según manifiestan, son similares en todos los aspectos a los recuperados posteriormente por lo que no afectarían a las conclusiones “previamente a la excavación del yacimiento se solicitó al arqueólogo director de la intervención anterior, Jacobo Vaquero Lastres, información acerca de los resultados, obtenidos en la misma, incluyendo unha oferta de colaboración expuesta por escrito, que abarcaba el estudio de los materiales por él recuperados y la eventual redacción de una memoria final que comprendiese los hallazgos de ambas intervenciones en el yacimiento. No obteniendo respuesta alguna, se pidió al Ayuntamiento de As Pontes, a través de su Concejal de Cultura, autorización para examinar los materiales arqueológicos precedentes de A Mourela depositados en las instalaciones del Laboratorio de Investigaciones Arqueológicas de As Pontes. Obtenido dicho permiso una vez concluidos los trabajos de excavación, se procedió a un examen sumario de dichos materiales, comprobándose su similitud en todos los aspectos respecto a los recuperados en la intervención objeto del presente trabajo”.
Esta manifestación se contrapone sin embargo con el contenido del capítulo dedicado al “Estudo da cerámica e outros materiais arqueolóxicos” donde se dice “o material cerámico procedente do xacemento da Mourela aparece composto por un total de 355 pezas das que a maior parte correspóndense con materiais da época baixomedieval. Tamén se localizaron algúns fragmentos que, con relativas reservas, poden ser adscritos á prehistoria recente” y también en cuanto a la amplitud de lo estudiado se dice “omítense miles de fragmentos recuperados en anteriores intervencións actualmente depositados nun local situado na Estación de Autobuses de As Pontes de García Rodríguez, pertencente a dito Concello”. No obstante, pese a lo limitado de las muestras investigadas, se reconoce la presencia de material prehistórico entre las mismas cuando se dice “a mostra de materiais prehistóricos recollidos durante a intervención resultou ser moi escasa. Está composta por material fragmentado e moi rodado e que polas súas características técnicas e morfolóxicas semellan ter sido confeccionadas en época prehistórica recente. Dos 14 fragmentos recollidos -todos localizados en posición secundaria- puidose fixar en dous o número de individuos. O primeiro trataríase dun fragmento de bordo e corpo que presenta beizo plano de sección triangular exvasada. No exterior, baixo este bordo presenta un friso horizontal composto por acanaladuras incisas oblicuas bastante profundas. Presenta un bo calibrado dos materiais non plásticos así como vacuolas de pequeno e mediano tamaño, aspectos que lle confiren ao exemplar dureza e unha factura relativamente boa pese á súa tosquedade. A cocción foi realizada en atmósfera redutora. Pese á dificultade de establecer unha adscribión tipolóxica determinada cun fragmento de dimensións mínimas, a disposición do corpo suxire a pertenza probable a algún tipo de vasixa troncocónica. Esta peza foi recollida formando parte do fondo da cabana medieval”. Sorprende de lo expuesto el hecho de que conocida la existencia de las 2114 piezas del yacimiento extraídas por Jacobo Vaquero que incluyen cerámica, líticos, vidrio y otros materiales (hierro, carbones, etc.), y disponiendo del acceso a las mismas, estas no hayan sido analizadas y por otro lado se manifieste en el capítulo denominado “A cronoloxía absoluta. Ramón Fábregas Valcarce” que “a parcial excavación efectuada con anterioridade á nosa e da que descoñecemos prácticamente todo”.
Se profundiza a lo largo de la publicación en la descripción, desde todos los puntos de vista científicos, de los restos de una estructura de tierra de forma circular de unos 30 metros de diámetro y altura de unos 15 centímetros que aparecía constituida por una plataforma superior de unos 20 metros de diámetro circundada por un anillo perimetral de 3 metros de anchura, plataforma formada por una mezcla de tierra orgánica mezclada con cuarzos pequeños y gravas, y en la que se encontraron tres agujeros de poste con calzos y 18 fosas de forma oval. En el círculo perimetral se documentaron las improntas de lo que fueron los bloques de cuarzo del cerramiento encontrándose uno de ellos en lo que pudo ser su ubicación original. Al SW del círculo se descubrió un anillo de lajas de piedra de 7,5 metros de diámetro con fuerte concentración de pizarras en su interior, restos de un pavimento y grandes agujeros de postes que delimitaban una cabaña de unos 5 por 9 metros de la que aparecen restos de su cobertura y cerramiento.
En lo relativo en los materiales extraídos se concluye en cuanto a los líticos que “podemos concluir que os obxectos líticos recuperados non son industria como tal, e decir, instrumentos líticos, senón que é producto da fabricación de grava para a estructura anular”, y en cuanto a los cerámicos que puedan ser clasificados como prehistóricos “o seu achado illado pode ser explicado por mor de atoparse dentro dun contexto dunha necrópole megalítica moi preto de dúas mámoas situadas ao Sur”. Y ya en lo referente a las pizarras perforadas, que para Vaquero Lastres formaban parte de un túmulo prehistórico, son para Bonilla y Fábregas “restos dunha construcción posiblemente altomedieval, ateor das características do material asociado, sospeita que se veu confirmada polas mostras de carbono 14 obtidas neste sector, as cales forneceron unhas datas correspondentes ao s. XV dC como moi atrás”.
Pese a todo, en el momento de los resultados, se produce por parte de los autores un prudente zigzagueo cuando en el capítulo “Cronoloxía abosoluta” se dice “a total ausencia de datacións pre- ou protohistóricas, parece rechamante á vista da integración do círculo nunha necrópole tumular, pero é coherente coa tamén case que absoluta falta de artefactos diagnósticos con ese encadre temporal. Cabe preguntar se, factores estocásticos aparte, elo pode deberse á intensa actividade en épocas medieval e moderna que, conjuntamente, coa pobreza estratigráfica deste punto, contribuirían ao desmantelamento de eventuais restos antigos”.
La conclusión final resulta sin embargo contundente “el yacimiento GA15070128 A Mourela 5, localizado en la zona conocida como Círculo Lítico de A Mourela, en As Pontes de García Rodríguez (A Coruña) consistía en los restos de un chozo medieval abandonado en época moderna, compuesto por una cabaña de pastores y un curro para el ganado, que se correspondería con la estructura circular anexa a la cabaña, y de la que formaría parte como cercado el círculo lítico documentado, entre otros, por Maciñeira”.
Llegados a este punto, partiendo de la importancia cultural del asunto y teniendo en cuenta los intereses económicos y políticos que lo rodearon, todos en As Pontes, sumidos entre la decepción y la duda, nos preguntamos en primer lugar cual es la razón de la no colaboración de Jacobo Vaquero Lastre tras su sustitución en la dirección de las excavaciones y el motivo de su silencio actual, cual también de la complacencia ante ese silencio de los responsables culturales últimos, la Xunta de Galicia y el propio Ayuntamiento de As Pontes, y la razón por último por la que la mayoría de los restos extraídos en la primera intervención, que constituyen la mayoría de los extraídos del yacimiento arqueológico, siguen sin ser analizados en la Estación de Autobuses.
Demasiadas preguntas sin respuesta, para una gran decepción.

Consegue en tempo real avisos de novos artigos no teu dispositivo, subscribete agora.

También podría gustarte
Comentarios