Un AVE gallego, dos trazados

117

[La Opinión de A Coruña, por R. Prieto] La central de As Pontes recibe a diario cargas de camiones de carbón para el suministro de la planta. De mantenerse el trazado de Fomento, As Pontes queda excluida de la futura línea de alta velocidad. “Esta línea podría resolver el problema social, económico y medioambiental del traslado de carbón a As Pontes en camiones. Retirar del tránsito a unos 45.000 camiones al año -un camión cada tres minutos durante los próximos 9 años- es una vieja reivindicación social y justifica la conexión de ferrocarril al puerto exterior de Ferrol”, defiende Ártabros.
El trazado alternativo -añade- “duplica la capacidad de transporte por ferrocarril al respetar las vías viejas para cercanías y mercancías”, lo que, según asegura- “permite abrir el ferrocarril a poblaciones interiores de Lugo”, como As Pontes y Vilalba.
El Pacto do Obradoiro es la hoja de ruta que la Xunta vigilará para garantizar que el AVE llegue a Galicia en 2015, tal y como recoge el acuerdo sellado con Fomento. Pese a no tratarse de un Gobierno ‘amigo’, hasta el momento el Ejecutivo de Feijóo no ha puesto ningún ‘pero’ a la gestión de Blanco. Las objeciones a la futura alta velocidad gallega vienen de empresarios e ingenieros, que tachan de “AVE de segunda” las líneas diseñadas por Fomento. Por unas infraestructuras “del siglo XXI” ponen sobre la mesa un trazado alternativo


El AVE que estuvo guardado en el cajón de Magdalena Álvarez obligó al nuevo equipo de Fomento a revisar los plazos de la alta velocidad en Galicia. El horizonte que se había marcado el Gobierno de Zapatero en la pasada legislatura -2012- acumula un retraso de cinco años. Hasta 2015, según el nuevo calendario del departamento de José Blanco, Galicia no tendrá un AVE con la Meseta. Un plazo que, a la vista de la ejecución de las obras y los estudios, licitaciones y proyectos pendientes, se retrasará hasta 2017, según expertos en infraestructuras ferroviarias. Pero no sólo el plazo está en el punto de mira. También es cuestionado el trazado que propone Fomento para la futura alta velocidad gallega. Por su coste, su impacto ambiental, sus tiempos de viaje, la afectación de terrenos y el desmantelamiento de parte de la actual vía convencional, un grupo de empresarios e ingenieros ha remitido tanto a Fomento como a la Consellería de Medio Ambiente un proyecto alternativo en defensa en un AVE “de primera”.
La línea que acumula más retraso es la de A Coruña-Ferrol. Tanto que, pese a que la licitación del primer estudio informativo de ese tramo data de noviembre de 2000, todavía no tiene un proyecto aprobado. La situación de bloqueo en la que se encontraba esa línea cuando el presidente de la Xunta y el ministro de Fomento suscribieron el Pacto do Obradoiro impidió que ambas administraciones fijasen una fecha de conclusión de las obras del AVE A Coruña-Ferrol. Es más, el propio Feijóo reconoció esta semana las dificultades para concluir esta conexión en 2015, aunque evitó dar un plazo. Según estimaciones de ingenieros la línea no estará operativa “al menos” hasta 2019.
En la actualidad, en la mesa de negociación tan sólo está el tramo A Coruña-Betanzos, que no acaba de convencer a los alcaldes de las zonas afectadas. Y no sólo a los regidores, sino también a empresarios e ingenieros que se han aliado en contra del trazado de Fomento -que parte de A Coruña a Uxes, proyecta una parada en Betanzos y finalmente llega a Ferrol-. En su propuesta alternativa, defienden la conexión entre A Coruña y Ferrol a través de un AVE submarino. La diferencia, según Ártabros -entidad formada por empresarios e ingenieros de Ferrol- es el tiempo de viaje: 32 km en 12 minutos frente a los 72 km del trazado de Fomento que supondrían un viaje de 45 minutos. Los peros de empresarios e ingenieros al trazado del AVE que proyecta el Gobierno central son extensivos al resto de líneas de alta velocidad en Galicia. En el caso de A Coruña-Lugo, Fomento propone un trazado por Uxes-Betanzos-Infesta-Lugo; lo que supone un viaje de 114 km y 76 minutos. La línea que propone Ártabros reduciría a 40 minutos el viaje a través de una conexión entre A Coruña y Ferrol por mar (12 minutos) a lo que habría que sumar 27 más del viaje de la ciudad departamental a Lugo. El coste de los proyectos, según cálculos del grupo empresarial, supone una diferencia de 60 millones -1.950 millones, el trazado de Fomento y 2.010, el de Ártabros-.
Para el tramo Ferrol-Santiago, la distancia prevista por Fomento es de unos 119 km (60 minutos) frente a los 97 km de la propuesta de Ártabros con un tiempo de viaje de 32 minutos. El motivo de un mayor tiempo de viaje para el trazado del Gobierno se debe, según los promotores del proyecto alternativo, a la menor velocidad que alcanzará el tren diseñado por Fomento. Frente a los 171 km/h que Ártabros prevé para su línea A Coruña-Ferrol, y los 216 de Ferrol-Lugo, la línea del departamento de Blanco rondaría en 125 kms/h. “Eso no puede considerarse alta velocidad”, concluyen.

Consegue en tempo real avisos de novos artigos no teu dispositivo, subscribete agora.

También podría gustarte
Comentarios