El viento y el agua apagan la luz de la gran industria energética gallega

58

El mayor peso de las renovables frente al carbón y cambios en la política del Gobierno relegan el papel de las térmicas y los grupos de gas de la comunidad
[La Voz de Galicia, por Beatriz Couce] Las tormentas de agua y viento que han atravesado constantemente el país desde el pasado otoño han incrementado sensiblemente la aportación de estas dos fuentes de energía renovable al mix de generación eléctrica, reduciendo las emisiones de CO2 a la atmósfera. Pero han incidido en que otro tipo de centrales que hasta el momento generaban buena parte de la energía total del sistema hayan reducido su actividad hasta, en algunos casos, quedar completamente paralizados. En esa situación se encuentran las dos centrales térmicas gallegas, la de Endesa en As Pontes -con 1.400 megavatios es la mayor del país-, y la de Fenosa en Meirama, de 563, además de la planta de ciclo combinado que se alimenta con gas, que también tiene Endesa, con 800.


1
¿Cuál es el contexto en el que se está moviendo actualmente el sistema de generación eléctrico en España?
Durante el pasado año, las renovables cubrieron el 26% de la demanda, frente al 24% del 2008, según datos de Red Eléctrica Española. En ese contexto de mayor peso de la producción de electricidad fundamentalmente con parques eólicos, solares e hidráulicos, las mayores bajadas las han acusado las instalaciones de carbón, que han reducido su producción casi en un 26%, dando lugar a que por primera vez en la historia la energía eólica supere a la de carbón en la cobertura de la demanda. A esta coyuntura hay que añadir la caída del consumo de electricidad, que se redujo en el 2009 un 4,6% con respecto al año anterior. La producción de las terminales de ciclo combinado, que fueron la principal fuente de generación, con casi 80.000 gigavatios hora -por delante de las plantas nucleares, con 52.700- cayó un 12,4%, la segunda mayor bajada por detrás de las térmicas.
2
¿Cómo ha afectado esta situación a Galicia?
Los cuatro grupos de la central de Endesa en As Pontes están parados desde hace dos semanas, la térmica de Meirama desde enero, y la planta de ciclo combinado lleva meses con continuas paradas y, cuando no, al ralentí. La falta de actividad en el grupo de gas hace descender también la carga de trabajo de la planta de regasificación de Mugardos.
3
¿Qué ventajas e inconvenientes plantea esta situación?
Las fuentes renovables tienen unos claros beneficios medioambientales, pero son primados, es decir, el Estado aporta dinero público por cada megavatio generado mediante este sistema ya que, de lo contrario, la producción de electricidad con el viento, el sol o el agua sería económicamente inviable. Además, en los últimos años, el Gobierno central ha variado en distintas ocasiones su política energética. Primero incentivó la construcción de centrales de ciclo combinado, que son menos contaminantes que las de carbón o fuel, pero requirieron de unas inversiones millonarias y a largo plazo. Sus promotores se quejan ahora de que los constantes cambios en la planificación energética crean inseguridad al sistema y ponen en riesgo sus inversiones.
4
¿Qué perspectivas se plantean a corto plazo?
Debido a que el Ejecutivo socialista anuló el pasado año los incentivos que primaban el consumo de carbón nacional, este encareció su precio frente al importado y dejó de ser competitivo. Las centrales que queman este tipo de mineral, como la leonesa de Compostilla, dejaron de funcionar y el mineral se acumuló en las regiones mineras, en donde comenzaba a gestarse un estallido laboral. El Ejecutivo acaba de aprobar un nuevo decreto para incentivar el consumo de carbón nacional, que aún arrinconará más en el sistema centrales como las de As Pontes que, para hacerse menos contaminantes, acometieron un proceso de adaptación para quemar solo mineral de importación, y también las plantas de ciclo combinado. El decreto cuenta con la oposición de Sedigas, la patronal del gas, cuyo presidente, Antoni Peris, calificó de «preocupante el hecho de que vía real decreto se pueda llegar a imponer, en un mercado aparentemente liberalizado, una tecnología en prejuicio de otras en base a subvenciones». Además, aseguró que la aplicación de la normativa supondrá un encarecimiento de la electricidad. También Unesa, la patronal eléctrica, rechaza la norma.
5
¿Cuál es el mix de generación por el que apuesta el Ejecutivo?
El Gobierno central pretende que en el 2020 la eólica sea la principal fuente de generación de electricidad del país, con un 22,3% de cobertura de la demanda, por delante del 16,7% del gas, del 15% de la nuclear, del 12,4% de la cogeneración, del 9,3% del carbón, del 9,1% de la hidroeléctrica y del 8% de la solar. Ese contexto tampoco plantea perspectivas halagüeñas para la gran industria eléctrica gallega, que no espera que las condiciones meteorológicas cambien tanto de aquí al verano de manera que permitan reactivar su funcionamiento.

Consegue en tempo real avisos de novos artigos no teu dispositivo, subscribete agora.

También podría gustarte
Comentarios