Entran en producción un grupo de la térmica y la central de ciclo combinado de As Pontes

41

[Diario de Ferrol] La térmica de Endesa en As Pontes tiene desde ayer uno de sus cuatro grupos de generación en funcionamiento. Ha reanudado también la producción el ciclo combinado, después de un período de más de veinte días de “apagón” total en los que no salió de ambas centrales ni un watio de electricidad. Se ha superado con ello una situación inédita en los treinta años de historia de la térmica, que pone de manifiesto el complicado escenario energético actual.


El parón de los cuatro grupos de producción de As Pontes estuvo provocado por el descenso en la demanda de energía que provoca la crisis económica actual, unido a la elevada producción de las renovables, que desplaza necesariamente al carbón. La energía eólica e hidráulica no se pueden almacenar y el sistema les da siempre preferencia, de manera que las centrales térmicas y los ciclos combinados son siempre los últimos de la cola.
El presidente del comité de empresa de la central pontesa, Miguel Ángel López Fernández, lo explicaba ayer con un ejemplo. “Somos como un hospital, estamos sólo para cuando se necesita”. Sin embargo, la energía que sale del municipio de As Pontes nunca había sido tan accesoria como en los últimos tiempos, en los que han sido habituales temporadas con sólo uno o dos de sus cuatro grupos en marcha.
El ligero repunte que ha permitido el encendido de un grupo de la central se debe principalmente al descenso de la energía hidráulia. Así, el pasado día 6 de abril, cuando este diario informó del parón de la térmica, la fuerza del agua representaba el 25% de la electricidad consumida en España, mientras que ayer se situó en torno al 15%. El carbón, por su parte, pasó de ocupar el 1,5% de la cesta de la compra energética al 2,5%, un tímido aumento que ha permitido resucitar la actividad en el complejo pontés.
El futuro, además, es incierto por los planes del Gobierno de aprobar un Real Decreto para primar el consumo de carbón nacional. Una medida que rechaza la Comisión Nacional de la Energía, cuya presidenta, Maite Costa, ya ha dicho que la medida podría suponer la paralización absoluta de las centrales de carbón de importación. Es el caso de la de As Pontes, que en los últimos años realizó una inversión de 275 millones de euros para transformar sus cuatro grupos y hacerlos compatibles con el mineral de fuera, menos contaminante. En el caso de que se hicieran realidad los planes del Ejecutivo también saldrían muy perjudicadas las centrales de ciclo combinado, como la que Endesa tiene en la localidad pontesa y que representó una inversión de 400 millones de euros.
Miguel Ángel López Fernández manifestó sus esperanzas de que en los próximos meses se vaya reanimando la actividad en la central, aunque también expresó su preocupación por las consecuencias del citado Real Decreto, si finalmente sale adelante. Señaló que el parón de estos más de veinte días es “significativo” del momento de crisis actual, aunque no deja de ser consecuencia de una situación coyuntural que, se espera, va a cambiar en los próximos meses con el descenso de producción de las energías renovables. La medida del Gobierno, sin embargo, podría dejar en la cuneta a instalaciones como la de As Pontes y beneficiar únicamente a las diez que utilizan mineral autóctono.

Consegue en tempo real avisos de novos artigos no teu dispositivo, subscribete agora.

También podría gustarte
Comentarios