Preocupación por el futuro de la central

76

[Diario de Ferrol] Se estima que en el próximo mes de junio el Gobierno de Zapatero promulgará el Real Decreto que va a marcar unas nuevas reglas de juego para el sector energético español. Se dará prioridad a las centrales térmicas que consumen carbón nacional frente a las que queman el importado, al margen de otras consideraciones medioambientales que parece que han perdido protagonismo más allá de la Cumbre de Copenhague. En As Pontes crece la preocupación por lo que va a significar el nuevo escenario para la central de Endesa y para los 220 empleos directos que dependen de ella.


Miguel Ángel López Fernández, presidente del comité de empresa de la central pontesa, manifiesta su inquietud por las consecuencias del decreto, que por su parte esperan como agua de mayo las térmicas que funcionan con carbón nacional. Es el caso de la central de Teruel, que lleva un año parada y que está entre las diez que en España van a pasar a ser prioritarias, eficiencia medioambiental aparte. El representante de UGT recordó que antes el sistema energético retribuía el concepto de disponibilidad, de manera que las térmicas tenían una compensación aunque estuvieran paradas, pero que todo apunta a que ahora no va a haber nada parecido. “Aquí no vamos a percibir nada y van a venir los problemas”, señaló Miguel Ángel López.
La Comisión Nacional de la Energía ha sido clara al advertir que el Real Decreto puede suponer “la parada absoluta de las centrales de carbón de importación, excepto cuando su programación sea necesaria para mantener los niveles de seguridad, y una reducción significativa de los ciclos combinados”. Paradógicamente, una normativa nacional va a dar al traste con la directiva europea de 2001 sobre limitación de emisiones de dióxido de carbono en este tipo de instalaciones.
Cuando se promulgó aquella directiva, Endesa tuvo que plantearse si exprimía los últimos años de la central de As Pontes, que contaminaba por encima de los límites quemando carbón autóctono, o le daba una nueva vida haciéndola compatible con el mineral de importación. Así, la eléctrica invirtió 275 millones de euros y dejó su térmica, en 2008, lista para funcionar otros 25 años con casi un 20% menos de emisiones. Sólo dos años después, la decisión del Gobierno actual, que busca la viabilidad de la minería nacional por encima de los objetivos mediambientales, amenaza con dejar a As Pontes en la cuneta.
Al margen del decreto gubernamental, la térmica pontesa tiene que competir en el mercado energético con otras fuentes que cobran cada vez más protagonismo, como es el caso de las renovables. Hace unas semanas se produjo un parón de más de quince días en los cuatro grupos de la central, una situación que no se había registrado en sus treinta años de historia y que hay que achacar al descenso en la demanda de electricidad, por la crisis, y a la prioridad de la hidráulica, que en primavera tiene su mejor momento. La pasada semana se puso en marcha un grupo y desde ayer están funcionando los tres que tiene actualmente disponibles -uno entró en proceso de revisión-, aunque tal circunstancia se debe a una intervención de Red Eléctrica en las líneas de alta tensión y no se prevé que se mantenga mucho tiempo.
FIA-UGT> De todas estas cuestiones se hablará hoy, sin duda, en la jornada que organiza la Sección Sindical FIA-UGT Grupo Endesa para celebrar el décimo aniversario de su constitución. El acto tendrá lugar a partir de las 09.30 horas de la mañana en la Casa Dopeso y contará con las intervenciones del alcalde de As Pontes, Valentín González Formoso; el director general de Recursos Humanos de Endesa, Germán Medina, y responsables del sindicato en las diferentes secciones territoriales.
El secretario general del Grupo Endesa, Donato Palomares, cerrará el encuentro hacia las 13.30 horas.

Consegue en tempo real avisos de novos artigos no teu dispositivo, subscribete agora.

También podría gustarte
Comentarios