Granitos labrados como mármoles, rincones en los que se dan la mano ante la eternidad la villa y el río

49

[La Voz de Galicia] Orlando, madridista irreductible, no nació en la villa misma, sino a unos kilómetros de ella, en Roupar. En As Pontes llevará ahora medio siglo, más o menos. Y recuerda muy bien el tiempo en el que casi no había luz eléctrica. Años aquellos de trabajo muy duro, en aldeas en las que «se a terra non daba para que a casa comese, non se comía». No tiene duda ninguna Orlando, por cierto, permítasenos el inciso, de que el Madrid ganará la liga. Y después de esta, otras muchas ligas.


As Pontes, donde mi hermana me descubre algún rincón, mitad villa y mitad río, que yo jamás había visto y donde los granitos parecen mármoles, es tierra que además de fabricar luz posee, entre otros tesoros, una extraordinaria tradición deportiva, como bien sabe Antón Ferreiro, que es su memoria. Una gran tradición futbolística, por ejemplo. Incluso ciclista. Y también, además de en lo que atañe a los deportes acuáticos, atlética, como queda patente en la Carreira Pedestre de San José, cuya organización coordina Francho -él ya retirado de las pistas- y en la que han tomado parte atletas internacionales de la talla de Rocío Rodríguez, leyenda viva del atletismo gallego y una de las mejores mediofondistas españolas de todos los tiempos.
«Un infinito desexo»
Es famosa, también, As Pontes, por su gastronomía. Pero alrededor de esta no nos extenderemos, porque en todos y cada uno de los lugares de este extremo occidental de la Terza Bretaña, de la Última de Todas las Bretañas Posibles -en Ferrolterra, en Ortegal, en el Eume mismo…-, pasa otro tanto. Así que démoslo por sabido. Nos detendremos más, en cambio, en lo literario. Porque a As Pontes hai que ir siempre, como en una peregrinación, con los poemas de Medos Romero al lado: «O silencio percorre a luz. / Hai un baleiro agochado / de tristeza, unha fenda / dolorosa e hostil, / un infinito desexo / de habitarme sen resposta». ¿Qué gran poeta, verdad, Medos Romero? Extraordinaria. También ella es pontesa. De Somede, vaya.

Consegue en tempo real avisos de novos artigos no teu dispositivo, subscribete agora.

También podría gustarte
Comentarios