Caen los beneficios de Nintendo por primera vez en seis años

18

Pocos se acordaban de la última vez que Nintendo levantó el pie del acelerador, pero ese momento ha llegado. El gigante nipón de los videojuegos ganó 228.635 millones de yenes (1.903 millones de euros) en el año fiscal que finalizó en marzo, lo que supone un 18,1% menos que el año anterior. Estos resultados son la primera contracción de su beneficio neto en seis años.


Nintendo no ha conseguido corregir la caída de las ventas en los primeros meses del año fiscal 2009 a causa de la fortaleza del yen, que mejoraron en el segundo semestre por una reducción del precio de su consola Wii y gracias a una buena acogida de la nueva versión portátil DSi.
Los ingresos por ventas cayeron un 22% frente al periodo anterior, hasta los 1,43 billones de yenes (11.903 millones de euros), especialmente por los menores márgenes de la Wii, la videoconsola para el hogar más vendida del mundo, y la fortaleza del yen.
En el último ejercicio fiscal, la compañía de Kioto obtuvo un beneficio operativo de 356.567 millones yenes (2.968 millones de euros), un 35,8% menos que en el ejercicio anterior, cuando había cerrado con resultados récord.
Nintendo ha anunciado que en este ejercicio mejoraron las ventas de la su consola portátil DS en Estados Unidos hasta los 12,29 millones de unidades, lo que ayudó compensar el retroceso en Europa, y permitió que desde su nacimiento haya vendido 128,89 millones de unidades, con lo que ha superado a la mítica Game Boy.
Las previsiones no convencen a los inversores
No obstante, lo que más preocupa a los inversores no son los números cosechados en el curso fiscal 2009. Nintendo llevaba seis años sumido en un imparable crecimiento, por lo que era de esperar que atenuara su línea ascendente. Lo que ha disparado las alarmas es las previsiones que ha anunciado para el próximo curso fiscal, donde esperan una caída del 13% de su beneficio neto, hasta llegar a los 200.000 millones de yenes (1.640 millones de euros).
Una previsión que se queda lejos de los 2.229 millones de yenes que habían pronosticado 21 analistas consultados por Bloomberg. Esta nueva caída de sus ganancias se produciría como consecuencia del bajón de las ventas de la Wii (-12%), que se enfrenta ya no sólo a la competencia de la Xbox 360 de Microsoft o a las PS3 de Sony, sino también al iPad de Apple.
La compañía de Kioto espera aumentar su competitividad con el lanzamiento de una nueva consola portátil DS con una pantalla en tres dimensiones que no necesitará gafas.

Consegue en tempo real avisos de novos artigos no teu dispositivo, subscribete agora.

También podría gustarte
Comentarios