DAVID ROCHELA: «Para mí esta temporada se dio todo lo que podía pedir»

44

El canterano completó un año redondo. Debutó en Primera, ascendió con el Fabril a Segunda B y aspira a todo en la próxima pretemporada a las órdenes de Lotina
[La Voz de Galicia] David Rochela es la sonrisa del verano. La perla de Abegondo explotó en ese tramo final que todos los futbolistas quieren jugar y que establece las notas finales de la temporada. Y lo hizo de éxito en éxito. Tras encandilar a Lotina en su debut en Primera se ganó un puesto en la pretemporada del primer equipo. Luego ascendió a Segunda B con el Fabril, pero por encima de todo su fútbol destiló esa sensación de que el futuro, ese que lo convirtió en el canterano de más futuro de su generación, ya es presente.


¿Disfrutó del final de temporada soñado?
-Sí, no le puedo pedir más.
Le supongo hasta sorprendido por todo lo que le pasó en solo unas semanas.
-Cuando estás jugando en un filial siempre tienes la ilusión de llegar al primer equipo, aparte de los objetivos del Fabril, y para mí esta temporada se dio todo lo que podía pedir. Pero hay que estar tranquilo y con los pies en el suelo, porque hay que seguir trabajando.
¿Algún consejo le quedó grabado?
-Siempre te mandan mensajes de enhorabuena y de suerte, pero en lo que coinciden todos es en que esté tranquilo y que todo va a salir bien.
¿Qué partido recuerda como el más especial?
-Sin duda, el partido del debut en Valencia. El primero nunca se olvida y más contra la gente que fue, todos grandes jugadores… [Se ríe]. Probablemente se me pase por la cabeza cuando vea a la selección en el Mundial.
¿Qué le hizo más ilusión: debutar o los títulos que conquistó con la selección sub-17?
-Son sensaciones diferentes. El Europeo y el Mundial, al ser un partido y una final, son más explosión de alegría. Pero un partido de Liga no te da mucho tiempo de analizarlo y solo quieres hacerlo lo mejor posible.
Si le dicen solo unos días antes que va a jugar tres partidos de titular y, además, destacarse como el mejor…
-No lo hubiese creído, me lo hubiese tomado a chiste. Soy de los que piensan que cada uno tiene su momento y a mí me tocó al final de la temporada, y tampoco voy a pensar si tenía que haber sido antes. Lo que está claro es que para mí también fue sorpresa, no contaba ni con la suerte de ir convocado en esos partidos.
Lopo, Colotto, Zé Castro, Aythami, Piscu y usted. ¿Qué papel espera jugar en la primera plantilla?
-La ilusión es libre. Está claro que los seis queremos jugar y a ver cómo va el verano: si hay alguna incorporación o alguna salida. Al final de Liga el míster me dijo que contaba conmigo y yo encantado. ¿Un dorsal entre los 25 primeros? Eso no son cosas de mi incumbencia.
¿Aspira a ser titular?
-Eso es muy complicado. Me gustaría jugar los máximos partidos posibles, pero sé que la competencia es muy fuerte.
Con 20 años, el defensa afronta la temporada más ilusionante de su carrera. Al regreso del Fabril a Segunda B, donde tiene un puesto asegurado, se une su irrupción en el primer equipo. Y en la plantilla que entrena Lotina todas las posibilidades están abiertas. Su fútbol, más propio de un veterano que de un recién llegado a la élite, cotiza al alza. Puede haberle llegado la hora de la verdad.
¿Cómo puede jugar tan tranquilo y aparentemente maduro pese a su juventud?
-Intento comportarme como en un partido cualquiera. Como en el juvenil, o en el Fabril. Solo es fútbol, sea en Primera o en Tercera, y desde mi experiencia sé que si te tomas las cosas con tranquilidad, salen mejor.
¿Y cuál es su secreto para evadirse?
-Cuando estás metido en el partido y en el campo te evades un poco de todo. Antes de salir me pongo música o pienso en la familia, pero depende un poco el día, porque si no llevo la música por lo que sea, tampoco pasa nada.
-Los técnicos llegaron a excusarse de no haberle dado antes una oportunidad porque dicen que usted juega mejor en los partidos que en los entrenamientos.
-Puede ser la concentración. Hay gente que entrena mejor que compite y hay a quien le pasa al revés. Sí que es verdad que en los partidos estás más metido, por la trascendencia que tienen.
Tito Ramallo dice que Juan Domínguez y usted marcarán una época en Riazor como antes habían hecho Fran y José Ramón.
-Ojalá, pero eso son palabras mayores. Ellos lograron muchas cosas y nosotros vamos a poner todo de nuestra parte para hacerlo lo mejor posible. Por ahora, Juan y yo solo podemos pensar en asentarnos.
En caso de que finalmente no tuviera muchos minutos en Primera, ¿se concentraría en el filial en Segunda B o preferiría una cesión?
-No lo sé. Está claro que estar sin jugar no sirve de nada. Tengo 20 años y todos entenderían que perder un año no es bueno. En su momento habría que mirar toda la situación, analizar si hay alguien interesado de verdad o cuál es la situación del Fabril.
¿Y seguirá compaginando el fútbol con su carrera de Fisioterapia?
-Sí, sigo estudiando, pero está claro que ahora no puedo ir al mismo ritmo que mis compañeros. Pero el caso es ir sacándola para cuando se acabe el fútbol. Ahora tengo tres exámenes. Hice dos más en febrero y aprobé las dos. Voy a caballo entre el primero y el segundo.
¿Ya piensa en cuando se retire? ¿La fisioterapia es a lo que se quiere dedicar en el futuro?
-Sí. Es la profesión que me gustaría, pero el fútbol también que me gusta mucho y no puedo decir que no me vaya a dedicar a él luego.

Consegue en tempo real avisos de novos artigos no teu dispositivo, subscribete agora.

También podría gustarte
Comentarios