El decreto del carbón nacional amenaza con parar Meirama y destruir mil empleos en la zona

55

La inversión de 395 millones en las térmicas de Cerceda y As Pontes puede ser inútil.
[La Voz de Galicia] El decreto del carbón amenaza con paralizar la actividad de las centrales térmicas de Meirama (Cerceda) y As Pontes. Si el año ya está siendo nefasto para las dos empresas -la térmica de Endesa paró en abril durante dos semanas por primera vez en su historia y la de Gas Natural Fenosa solo ha funcionado 15 días en lo que va de año- por la caída de la demanda eléctrica y el mayor auge de las renovables, la prima al carbón nacional, ya aprobada, pero aún pendiente de entrar en vigor, puede suponer la estocada definitiva para las dos comarcas mineras.


Los dos centros operan con carbón de importación después de haber agotado sus yacimientos, por lo que tuvieron que gastar 395 millones de euros -275 As Pontes y 120 Meirama- para adaptar sus instalaciones. Esta inversión no garantiza ahora la operatividad de las plantas, ya que en el mix eléctrico tendrá prioridad el mineral nacional. «No habrá hueco para el carbón de importación, solo nos dejarán las migajas cuando deje de haber viento o no llueva», constata una fuente de Endesa.
Pero lo peor será el impacto social y económico para las dos comarcas mineras. El Ayuntamiento de Cerceda ya ha hecho sus cuentas: la aplicación del real decreto de restricciones por garantía del suministro supondrá una pérdida de 20,4 millones de euros anuales para el municipio de Cerceda y su área de influencia. El movimiento del carbón generará una reducción de la actividad económica cifrada en 11,4 millones, mientras que la contratación con empresas externas, impuestos y suministros suponen un déficit de nueve millones anuales.
La merma del volumen de negocio amenaza también a 950 empleos, tanto directos como indirectos, de las empresas que suministran y prestan servicios en las instalaciones de la central y sus auxiliares. A ello hay que añadir las 140 personas que trabajan en la térmica.
«Si finalmente entra en vigor el real decreto -recoge el informe económico-, esta situación de no funcionamiento de la central de Meirama, con sus pérdidas asociadas, se prolongaría durante cinco años más, hasta el 2014, e implicaría un golpe definitivo al desarrollo económico de Cerceda, del que sería muy difícil recuperarse».
«Repercusión enorme»
«A repercusión económica sería enorme», asegura el alcalde de Cerceda, José García Liñares, que ha convocado para hoy un pleno extraordinario para debatir la respuesta al decreto gubernamental, cuya entrada en vigor depende de un último informe vinculante de la Comisión Europea. En Cerceda también estará el regidor de As Pontes, Valentín González Formoso.
El municipio, sin embargo, no será el único perdedor. Si la térmica paraliza su producción, el puerto de A Coruña, desde donde se transporta el carbón hasta Cerceda, dejaría de percibir 5,4 millones y la Xunta otros 2,5 millones por la ecotasa.
¿Qué pasará en As Pontes? Todavía no se ha hecho un cálculo, pero es fácil de prever que el impacto económico y social será el doble, ya que la planta térmica, con una capacidad instalada de 1.200 megavatios, duplica a la de Meirama. «El panorama es muy grave, podría desencadenarse un desastre tras otro», apuntan fuentes de Endesa.
El propio consejero delegado de Endesa, Andrea Brentan, ya advirtió hace unos días en la reunión de accionistas de la empresa el impacto del futuro decreto del carbón nacional, que sí beneficiará a las comarcas mineras de León y Asturias. «Conllevaría -señaló Brentan- la paralización de una parte muy importante de nuestras centrales, lo cual es inadmisible sin compensaciones adecuadas».

Consegue en tempo real avisos de novos artigos no teu dispositivo, subscribete agora.

También podría gustarte
Comentarios