Zapatero evita comprometerse a solucionar los problemas gallegos

98

No pasó de las buenas palabras sobre el astillero de Fene, el sector lácteo, la pesca y las consecuencias del decreto del carbón.
[La Voz de Galicia] Galicia tuvo que esperar al segundo día para que los graves problemas que afectan a sus sectores productivos fueran abordados en el debate sobre el estado de la nación. Pero la espera no sirvió para que el presidente del Gobierno asumiera un compromiso nítido de solucionar alguno de ellos. En respuesta al diputado del BNG Francisco Jorquera, Zapatero dio una nueva vuelta de tuerca a la polémica sobre el veto de la Unión Europea a la construcción de buques civiles en los astilleros de Navantia, en Fene. Pese a que varios miembros del Gobierno han admitido que levantar ese bloqueo resulta imposible, el presidente insistió ayer en que sigue trabajando «en la idea de conseguir suavizar el veto» manteniendo «los contactos necesarios». «No puedo hacer ni establecer ningún compromiso más que el de seguir trabajando», admitió.


Respecto al sector lácteo, se limitó a destacar que el Gobierno ha inyectado 100 millones de euros adicionales en toda España a los que se reciben de fondos comunitarios. Aseguró, además, respecto a la pesca, que el Ejecutivo defiende siempre «la presencia de las flotas, entre ellas la gallega, en caladeros de terceros países». Zapatero se refirió también al decreto del carbón, que perjudica a centrales gallegas como la de As Pontes y beneficia a las del Bierzo, y señaló que lo que se busca es «mantener en funcionamiento todas las centrales existentes en todos los territorios».
El debate dejó ver el gran distanciamiento que existe actualmente entre el BNG y el Gobierno. Jorquera criticó la falta de compromiso de Zapatero y le reprochó que no tenga en cuenta «la singularidad de las comarcas mineras gallegas», que «siguiendo políticas estatales han hecho una gran inversión para sustituir el carbón autóctono por el carbón de importación y reducir las emisiones». Sobre Fene, pidió que se formalicen negociaciones en lugar de insistir en «buenas palabras» y, respecto al sector lácteo, acusó al Gobierno de no haber «atacado el problema original», que es el de «un reparto injusto de los derechos de producción».
Más allá de los problemas específicos de Galicia, Jorquera advirtió a Zapatero que «si busca acompañantes para un giro antisocial no nos va a tener a su lado». Lo acusó de haberse convertido a los «dogmas de la derecha económica» y dilapidar «la confianza y la credibilidad con la que iniciaba la legislatura».
Críticas de Feijoo
El escaso peso de Galicia en los compromisos asumidos por Rodríguez Zapatero en el debate de política general, con las mismas referencias puntuales a esta comunidad que siguen pendientes desde el 2009, permitió ayer a Feijoo reforzar su discurso crítico con la posición del presidente del Gobierno, del que cuestionó que carece de la confianza y la credibilidad necesarias para sacar al país de la crisis económica. El jefe del Ejecutivo gallego objetó, a preguntas de los periodistas en la comparecencia de prensa posterior al Consello de la Xunta, que los compromisos expresados por Zapatero para el 2010 en relación a Galicia son los mismos que asumió en el 2009.
A modo de ejemplo, Feijoo refirió el desbloqueo de la construcción civil en los astilleros de Fene. «Comprometeuse a apoiar a construcción de buques civís en Navantia e non fixo nada durante a presidencia da UE. Ahora di que o vai facer este ano», ironizó Feijoo, que aseguró que la comunidad tiene ahora «máis problemas» por aspectos que dependen más de la respuesta del Gobierno central que de la crisis internacional. En ese sentido, reprobó decisiones como el aplazamiento de los gasoductos para el noroeste o el decreto del carbón que amenaza dos mil empleos asociados a las centrales de As Pontes y Meirama.

Consegue en tempo real avisos de novos artigos no teu dispositivo, subscribete agora.

También podría gustarte
Comentarios