El decreto que amenaza la térmica de As Pontes

25

[ElMundo.es] Una larga sombra se proyecta sobre la central de Endesa en As Pontes. El decreto aprobado por el Gobierno para primar el consumo de carbón nacional ha hecho saltar las alarmas en la térmica, que funciona desde 2008 únicamente con hulla importada.
Los efectos de la normativa sobre la planta, de la que depende un millar de empleos directos y que constituye el principal usuario del puerto de Ferrol, amenazan con extenderse por toda la comarca.
En la última semana se han multiplicado las críticas de sindicatos, partidos políticos e instituciones, ante una entrada en vigor que parece muy próxima. La CIG informaba el martes de los primeros expedientes de regulación de empleo en dos empresas relacionadas con la central.
El alcalde de As Pontes viajaba a Madrid para solicitar al Gobierno medidas que garanticen el empleo en el municipio y el viernes la Xunta anunciaba su intención de llevar el decreto al tribunal de la UE en Luxemburgo.


Para la CIG, la aplicación de la normativa puede suponer la paralización total de la factoría eléctrica hasta 2014. Desde el sindicato se habla de “veto político” a la producción gallega, en paralelo con el que pesa sobre el astillero de Navantia en Fene, y se anuncian movilizaciones. En los mismos términos se expresa el BNG, que considera que el Ejecutivo beneficia a regiones mineras como León o Asturias en detrimento de Galicia.
Desde el comité de empresa de Endesa en As Pontes se muestran más cautos, aunque no ocultan su preocupación. “No sabemos todavía los efectos que el decreto tendrá sobre la actividad de la térmica. Para nosotros, una parada de cuatro años en impensable”, aseguró a ELMUNDO.es el presidente del comité, Miguel Ángel López (UGT). “Habrá que buscar fórmulas que permitan más horas de funcionamiento y eviten un paro total”.
La norma de la polémica
El decreto responsable de tanta preocupación fue aprobado por el Gobierno el pasado febrero, pero su entrada en vigor todavía está pendiente del visto bueno de Bruselas. El documento defiende “el carácter estratégico de la producción con carbón autóctono” y por ello establece medidas para garantizar su consumo, hasta un máximo del 15% de la energía primaria necesaria para cubrir la demanda eléctrica anual.
Su aplicación beneficiará a centrales que queman combustible español, como es el caso, por ejemplo, de las que la propia Endesa tiene en Compostilla (El Bierzo) y Andorra (Teruel). Pero para la de As Pontes, que trae la totalidad de su mineral de Indonesia y Estados Unidos, supondría una reducción que todavía está por cuantificar.
El decreto llega en un momento en el que la producción de la planta de As Pontes ya se ha reducido drásticamente y se encuentra al 40% del nivel de otros años.
La crisis ha hecho caer la demanda de electricidad, mientras que las condiciones meteorológicas favorecieron este invierno a las centrales hidráulicas y eólicas, que tienen prioridad en el sistema por motivos ambientales. Así, la térmica registraba una parada histórica en abril, cuando todos sus grupos permanecieron inactivos durante unas tres semanas.
La mayor térmica del país
La planta de Endesa en As Pontes, con cuatro grupos de producción y uno más de ciclo combinado de carbón y gas, es la mayor térmica de España. Instalada en el municipio en los 70, la central se abasteció durante años de la mina local.
Hace dos décadas, ante el progresivo agotamiento de la explotación, se empezó a importar hulla para combinar con el lignito autóctono, una transformación que costó 230 millones de euros y que culminó en 2008 con el total abandono de este último.
En todo ese tiempo, el destino del puerto ferrolano ha ido ligado al de la térmica. El inicio de las importaciones de carbón lo convirtió en los 90 en la segunda dársena de Galicia y en la actualidad ha llegado a superar incluso a la de A Coruña.
En 2008, cuando Endesa empezó a utilizar exclusivamente hulla foránea, estos tráficos crecieron un 30% y alcanzaron los 3,8 millones de toneladas. Una de cada tres toneladas que pasaban entonces por los muelles locales era de este producto.
Toda la comarca, en jaque
La descarga de carbón es la principal actividad del puerto exterior, donde Endesa cuenta con una nueva terminal en la que invirtió 50 millones de euros. Pero este año los tráficos de la térmica no superarán los 1,5 millones de toneladas, según fuentes del sector. En el segundo semestre se esperan únicamente tres barcos. La Autoridad Portuaria por el momento mantiene las cifras globales del año pasado, pero ya ha expresado su cautela ante el futuro.
De los tráficos portuarios de carbón depende además una flota de aproximadamente 120 camiones, que trasportan el mineral desde la rada hasta As Pontes. En su práctica totalidad se trata de autónomos, que constituyen el eslabón más débil de la cadena. “Puede ser un golpe muy duro para la comarca”, reconoce Belarmino Torrente, presidente de la Federación Empresarial de Transporte de Mercancías por Carretera (Fetram), quien además es vecino de As Pontes.
En el municipio, de apenas 12.000 habitantes y que ha crecido en buena medida al amparo de la central, la preocupación por el decreto es patente. El ayuntamiento, gobernado por el socialista Valentín González Formoso, ha hecho frente común contra la medida con el de Cerceda, donde la central de Meirama (Fenosa) se ve afectada por la misma problemática. En As Pontes, el temor a que se repita la imagen del pasado abril, cuando de la chimenea de Endesa dejó de salir humo, se mantiene.

Consegue en tempo real avisos de novos artigos no teu dispositivo, subscribete agora.

También podría gustarte
Comentarios