La exclusión de Ence del concurso de la biomasa abre la puerta a su salida de Pontevedra

47

La pastera solicitó una central en unos terrenos que son titularidad de Costas y cuya concesión caduca en el 2018
[La Voz de Galicia] La exclusión de Ence de la carrera por optar a una planta de biomasa de 10 megavatios en sus terrenos de Lourizán abre la puerta para que la empresa pastera abandone la ría de Pontevedra antes del 2018, fecha en la que expira la concesión de Costas. La decisión de Industria de tumbar las aspiraciones de la compañía deja una pregunta en el aire: ¿si antes cumplía los requisitos, qué ha cambiado para que haya caído de la lista de anteproyectos? Según el departamento de Javier Guerra, el rechazo se debe a que la localización de Ence -los terrenos no son de su propiedad- no admite la instalación de la planta de biomasa, que generaría una veintena de empleos.


La selección de la firma se hizo atendiendo solo a «cuestiones técnicas», y ahora que en el proceso de autorización se han aplicado criterios urbanísticos, su petición queda anulada. Esta circunstancia otorga al portavoz del PP pontevedrés, Telmo Martín, un as para la partida electoral. Y eso que el proceso de preselección se mantuvo oculto hasta que el líder socialistas, Manuel Vázquez, anunció que la pastera se encontraba entre las firmas preseleccionadas por Industria en los anteproyectos de adjudicación de una planta de biomasa.
El Grupo Ence aspiraba a tener tres plantas, en Curtis, As Pontes y Pontevedra, aunque solo esta última contaba con el informe favorable de Medio Rural, además de haber obtenido la mayor puntuación de su área forestal, la de Condado Paradanta. Tras caer la pastera de la lista de proyectos admitidos, Norvento ocupa la máxima puntuación en la lista de suplentes; sin embargo, no entrará de forma directa en la preselección. Tendrá que ser la Dirección Xeral de Montes, en base a la biomasa existente en la zona y a la compatibilidad con el resto de los proyectos admitidos del área de gestión, la que decida.
Ence solo podrá entrar en As Pontes y Curtis si las de la zona Terra Chá Eume renuncian.
El jarro de agua fría que cae sobre las expectativas energéticas de la empresa no ha querido ser valorado por esta, que permanece a la espera de recibir la comunicación oficial de Industria. Sin embargo, el grupo de Juan Luis Arregui se queda solo con el proyecto de Huelva, donde ya se ha preseleccionado a varias empresas para levantar una planta de biomasa de 50 megavatios.
Objetivos
Entre los objetivos de la empresa está el de variar su perfil para pasar en un plazo de cuatro años de ser solo una pastera a repartir su capacidad productiva entre la celulosa y la producción de energía. Su plan energético preveía la creación de diez centrales (incluidas las de Pontevedra y la andaluza) entre el 2010 y 2015, para revalorizar los residuos forestales y abrir una nueva línea de negocio, la energética, que en el último balance ya suponía el 19,7% de las ventas globales, lo que se traduce en 107,2 millones de euros durante el primer trimestre del año.
La exclusión de la carrera de la biomasa es el primer paso para que la empresa leve anclas de la ría de Pontevedra. El segundo llegará en el 2018 cuando caduque una concesión «improrrogable», salvo alguna artimaña política que cambie la titularidad de los terrenos para consolidar la pastera.?

Consegue en tempo real avisos de novos artigos no teu dispositivo, subscribete agora.

También podría gustarte
Comentarios