Galicia logra cumplir con Kioto por efecto de la crisis

91

Las emisiones se redujeron en 2008 un 15,5% con respecto al año anterior//La puesta en marcha de las centrales de ciclo combinado ha sido decisiva
[ELCorreoGallego] Ha tenido más que ver la disminución de la actividad económica que las políticas públicas, pero Galicia cumple por primera vez con los objetivos del Protocolo de Kioto para frenar el cambio climático. La fomación ecologista Verdegaia presentaba ayer en Santiago los últimos datos del Ministerio de Medio Ambiente sobre emisiones. En 2008, los gases efecto invernadero cayeron un 15,5% en la comunidad con respecto al año anterior. El comienzo de la crisis, el elevado precio del petróleo -que llegó a alcanzar los 150 dólares el barril- y la entrada en funcionamiento de las centrales de ciclo combinado en As Pontes y Sabón están detrás del cambio de tendencia.


El Protocolo de Kioto autoriza a España a emitir en el año 2012 un 15% más de gases efecto invernadero de los que lanzaba a la atmósfera en 1990. Si se mantuviesen las cifras de 2008, Galicia cumpliría sin problemas la exigencia, ya que desde el año de referencia han crecido un 6,2%. Aunque todavía no hay datos oficiales, todo parece indicar que el efecto de la recesión económica se ha dejado notar también en el pasado 2009 y, por lo tanto, el número de toneladas de dióxido de carbono probablemente haya bajado todavía más.
Pero desde Verdegaia alertaban ayer que no conviene bajar la guardia. “Cuando salgamos de la crisis económica, volverán a aumentar las emisiones”, pronosticaba Xosé Veiras, miembro del área de energía y transporte de la organización ecologista. “Es un dato positivo que no nos debería hacer caer en la autocomplacencia”, añadía, para recordar que en la Unión Europea sí se ha logrado poner freno a los gases que provocan el aumento de la temperatura atmosférica, reduciendo sus emisiones en un 6,5% de media.
Galicia sale, sin embargo, bien parada si se la compara con el conjunto de España. El Estado continúa muy lejos de cumplir con los objetivos de Kioto, ya que en los últimos 18 años el número de toneladas de CO2 lanzadas a la atmósfera se ha incrementado en un 39,8%, superando en casi 25 puntos el compromiso que había adquirido en el año 1997 al ratificar el protocolo.
Las causas. El sector energético ha sido en Galicia el principal responsable de la disminución de las emisiones. Con respecto al año anterior, logró rebajar en más de 5,1 millones de toneladas la emisión de CO2, un 34,1%. Verdegaia lo achaca a la disminución de su actividad debido al decrecimiento de la economía, la caída del consumo y también a la escalada de precios que en 2008 experimentó el petróleo. Según los datos del informe As emisións de Gases Efecto Invernadoiro en Galicia (1990-2008) elaborado por la organización, la obtención de productos petrolíferos en la refinería de Repsol de A Coruña bajó un 7,2% con respecto al año anterior. Además la producción eléctrica neta disminuyó un 4,7%.
Más importante aún fue la entrada en funcionamiento las centrales de ciclo combinado en As Pontes y en Sabón en 2008. Gracias a ellas se produjo una drástica reducción en el uso del carbón como materia prima para conseguir electricidad, ya que emplean gas natural. El carbón es una de las fuentes más perjudiciales para el cambio climático. Por cada megavatio hora producido en una central térmica que usa ese combustible se lanzan a la atmósfera 0,8 toneladas de dióxido de carbono. La misma electricidad se consigue emitiendo 0,26 toneladas si se usa el gas natural y cero toneladas si la fuente es renovable.
En 2008 también se redujeron los gases que emite el transporte, aunque tan sólo lo hicieron un 4,2% con respecto al año anterior. La polución que se escapa de los tubos de escape ha experimentado un notable crecimiento desde el año 90 en la comunidad, incrementándose en un 89,4% en total. Verdegaia lo achaca a las malas políticas urbanísticas -gracias a las que han proliferado numerosos asentamientos en las periferias de las ciudades mal comunicados con transporte público con el centro- y a la “desmesurada construcción” de nuevas carreteras. En la Unión Europea las emisiones por transporte tan sólo se han incrementado un 19,9% entre 1990 y 2008.

Consegue en tempo real avisos de novos artigos no teu dispositivo, subscribete agora.

También podría gustarte
Comentarios