Una amenaza para la comunidad que podría mantenerse durante cuatro años

62

[La Voz de Galicia] Lejos de disipar la contestación al decreto del carbón, su aprobación ha avivado el rechazo a la norma, no solo en Galicia, sino también por parte de entidades ecologistas y del sector eléctrico.
¿Qué establece el decreto aprobado por el Gobierno?
Prevé la retirada de la producción eléctrica de determinadas centrales en circunstancias concretas y su sustitución por otras que utilizan carbón autóctono como combustible. «Las unidades sustituidas serán siempre instalaciones térmicas emisoras de CO2 y para su relevo se seguirán criterios medioambientales, de tal forma que se retirarán primero las que más CO2 emitan», establece. Las térmicas que quemen mineral español no podrán abastecer más del 9% de la demanda del país. El nuevo marco puede mantenerse en vigor hasta el 2014.
¿Afectará a las plantas gallegas?
El Gobierno dice que «en ningún caso va a suponer el cierre» de las térmicas gallegas, porque sostiene que, por sus bajas emisiones, tendrán hueco en la cesta de generación antes que otras centrales. Pero en estos momentos, aún sin decreto, las dos plantas gallegas, que solo consumen mineral de importación, apenas operan, por el mayor peso de las fuentes renovables y por la baja demanda. A partir de ahora tendrán que compartir el hueco dejado para el carbón con las plantas primadas.
¿Tienen un buen comportamiento ambiental las térmicas de As Pontes y Meirama?
Ambas invirtieron 460 millones para reducir sus emisiones a la atmósfera, pero solo la pontesa, con 1.400 megavatios, es la mayor de España y, por tanto, en términos absolutos, una de las que más CO2 expulsa. Frente a las diez térmicas que quemarán mineral nacional, otras cuatro -como las gallegas- no podrán hacerlo.

Consegue en tempo real avisos de novos artigos no teu dispositivo, subscribete agora.

También podría gustarte
Comentarios