Ecologistas piden el cierre de las centrales de Meirama y As Pontes y censuran el discurso político ‘local y populista’

67

[EFE] Un grupo de asociaciones ecologistas de todo Galicia y particulares a titulo individual firman el manifiesto ‘Diez razones para cerrar las térmicas de carbón’, en el que exigen el cese de la actividad en las centrales de Meirama y As Pontes.
En su presentación en rueda de prensa, el portavoz del colectivo Verdegaia Xosé Beiras ha criticado la “pésima noticia” de la aparición de un “trasversal partido del carbón”, en alusión a las muestras de apoyo de distintos dirigentes políticos a los trabajadores de las instalaciones de ambas localidades gallegas.
Ha subrayado esta misma idea, junto a él, el presidente de la Sociedade Galega de Historia Natural, Serafín González, al referirse a un discurso político basado en “un punto de vista local y populista” que aboga, según denuncia, por un modelo energético “insostenible” financiado con dinero público.


Beiras ha expresado la “oposición” de todas las asociaciones firmantes al nuevo decreto del carbón, “porque favorece al combustible más contaminante en detrimento de otras energías menos perjudiciales”.
Entre ellas, se encuentran Amigos da Terra, Ecoloxistas en Acción, la Federación Ecoloxista Galega –en la que se inscribe Adega y Verdegaia, entre otras–, Greenpeace, Rede Galiza Non se Vende y la Sociedade Galega de Historia Natural.
A titulo individual, firman el texto personalidades como el catedrático de Estrutura Económica y ex portavoz nacional del BNG Xosé Manuel Beiras y el escritor Manuel Rivas.
“SIN CREDIBILIDAD”
El representante de Verdegaia ha asegurado que los líderes políticos “suspenden el test de credibilidad”, al censurar que exhiban su compromiso en la lucha contra el cambio climático y, al mismo tiempo, defiendan las centrales térmicas de carbón.
Las de Meirama y As Pontes, ha dicho, son centrales “ineficientes” y, aunque emiten menos dióxido de carbono que las que usan carbón español, “las diferencias son pequeñas” y emiten “dos veces y media” más que una de gas natural. Comparación que ha visto “irrealizable” con la producción de renovables, puesto que estas no contaminan.
“Si Galicia combate el cambio climático, no será por el liderazgo de los partidos políticos, sino por la presión de la sociedad civil”, ha concluido, tras lo que ha destacado que los “costes reales” sobre los empleados “hay que minimizarlos” mediante medidas de formación, protección social y generación de puestos de trabajo sostenibles.
“BENEFICIOS” A LARGO PLAZO
A largo plazo, los beneficios serán “superiores”, ha augurado, algo en lo que ha hecho hincapié González: “Las centrales y la minería reciben ayudas millonarias que deberían dedicarse de verdad a resolver el problema”, ha proclamado.
En este sentido, ha solicitado “no inflar las cifras” de trabajadores afectados –que los ecologistas cifran entre 600 y 700 empleos directos– y ha reprobado un “discurso maniqueo” que enfrenta la conservación de la naturaleza con el mercado laboral. “Se trata de un punto de vista desarrollista recurrente”, ha recalcado.
Han concluido, ambos, reclamando una “transición justa” de un modelo de energía “sucia” a otro “limpio” que no haga de los trabajadores sus “víctimas”.
“Hay que ver más allá de lo inmediato”, ha resaltado González, tras lo que Beiras ha puesto como ejemplo la fusión de las cajas de ahorro en la comunidad, por la que se apostó, pese a que provoca pérdidas de empleo, al igual que el cierre que ellos piden para Meirama y As Pontes.

Consegue en tempo real avisos de novos artigos no teu dispositivo, subscribete agora.

También podría gustarte
Comentarios