El PSdeG pide para las térmicas megavatios eólicos a cambio de mantener el empleo

116

El PP arremete contra Pachi Vázquez, que pasó en diez días de la tibieza sobre el decreto a una clara oposición
[La Voz de Galicia] Hace tan solo diez días, el líder de los socialistas gallegos, Pachi Vázquez, aseguró que el decreto que incentiva el uso del carbón nacional en detrimento del de importación, que es el que consumen las térmicas gallegas, dotaba de «cierta estabilidad» al sistema energético y resolvía un problema en las cuencas mineras españolas. Ayer modificó su discurso y, en Bergondo, en el inicio de la tercera etapa de la marcha negra protagonizada por los vecinos de As Pontes que hoy culmina en A Coruña, lanzó un mensaje al Ministerio de Industria, al que advirtió que no puede solucionar un problema en otras comunidades «a costa de Galicia».


Pachi Vázquez, quien junto a otros socialistas gallegos como Méndez Romeu, Beatriz Sestayo y Xaquín Leiceaga acompañó durante unos escasos cien metros a los caminantes, reclamó tres actuaciones que considera necesarias para reducir el impacto que tendrá la nueva norma sobre As Pontes y Cerceda.
Pidió Vázquez a la Xunta que «respectando os baremos, antepoña os intereses destas comarcas á hora de negociar coas empresas no plan eólico a cambio de que non haxa recortes» del empleo tanto directo como indirecto en las dos centrales, propiedad de Endesa y Gas Natural Fenosa.
También planteará a Industria la próxima semana un plan de choque que sirva para «aminorar» las consecuencias negativas del decreto no solo en las térmicas sino en el transporte del carbón y en las compañías auxiliares. «Pedímoslles ás empresas que levan ganado más de 20.000 millóns de euros nestas dúas comarcas que neste momento non carguen todo ás costas dos traballadores, teñen que ser solidarias e aguantar este valle de consumo», añadió.
Vázquez, quien protagonizó un incidente con una periodista de la Televisión de Galicia que el PP calificó de «indigno», recibió ayer varias críticas de dirigentes populares por su intervención en la marcha negra. El presidente del partido en A Coruña, Carlos Negreira, le recriminó «cara dura» y pidió que negocie una solución con Zapatero, informa Elena Silveira.
En Ourense, el presidente de la Xunta, Núñez Feijoo, afirmó estar dispuesto «a acompañar aos traballadores afectados por esta decisión equivocada e discriminatoria en contra dos intereses lexítimos das políticas enerxéticas de Galicia ata o Tribunal Supremo ou Luxemburgo se fai falta, se o Goberno socialista de España non modifica o real decreto».
Núñez Feijoo recordó además a Pachi Vázquez que fue su propio partido el que, con su decisión de aprobar esta norma, realiza «unha burla máis ás familias, aos traballadores e a Galicia». E instó al secretario del PSOE gallego a que «actúe de boa fe» y acepte las propuestas que ha hecho la Xunta que «ata en sete ocasións, ante todos os organismos enerxéticos e ante o Goberno de España, plantexou a modificación do real decreto».

Consegue en tempo real avisos de novos artigos no teu dispositivo, subscribete agora.

También podría gustarte
Comentarios