El juzgado declara en concurso de acreedores las cinco firmas que componen el grupo pontés Cuíña

40

[La Voz de Galicia] El grupo Cuíña, con sede en As Pontes, ha entrado en concurso voluntario de acreedores con todas sus filiales. Así se reflejó ayer en el Boletín Oficial del Estado (BOE) , que publicó un anuncio del Juzgado de lo Mercantil número 1 de A Coruña en el que informa de que junto a Cuíña S.?A. también se encuentran en esa situación -la antigua suspensión de pagos- Cuitráns, Transportes Cuíña, Hormigones Cuíña y Áridos Forgoselo.


Se han nombrado ya los tres administradores, lo que revela que las deudas comunes del grupo pontés, vinculado a los sectores energético, de la construcción y del transporte, superan en conjunto los diez millones de euros. Así, ocuparán esta responsabilidad el abogado Juan María Sanz Bravo, un auditor de la entidad Salchris Auditores y un representante del Banco Pastor. El tribunal establece que los acreedores dispondrán de un período de un mes -que comenzó a contar ayer, con la publicación en el BOE – para acreditar las deudas que les tienen contraídas algunas de las firmas del grupo.
Cuíña, una de las empresas que han prestado servicios auxiliares a Endesa en la villa minera durante varias décadas, comunicó la pasada semana a sus trabajadores que había entrado en concurso voluntario de acreedores y también su intención de presentar un expediente de extinción de empleo, aunque sin cuantificar el impacto que iba a tener sobre su plantilla, integrada por unas 230 personas.
Hasta 90 puestos
No obstante, fuentes sindicales informaron de que podría suponer una reducción del 40%, es decir, destruir alrededor de 90 puestos de trabajo. La compañía ha explicado que ha tomado esas dos medidas para intentar garantizar su viabilidad futura.

Consegue en tempo real avisos de novos artigos no teu dispositivo, subscribete agora.

También podría gustarte
Comentarios