Cuíña entrega la carta de despido a 23 empleados de cuatro de sus sociedades

28

[El Progreso] La empresa Cuíña, de As Pontes, que entró en concurso voluntario de acreedores a finales del mes de noviembre debido a los graves problemas económicos que acumulaba en los últimos años, entregó a lo largo de esta semana 23 cartas de despido individuales a trabajadores de cuatro de sus cinco sociedades; Transportes Cuíña S.L., Cuitrans S.L., Hormigones Cuíña S.L. y Áridos Forgoselo S.L.


Esta decisión, enmarcada dentro del plan de viabilidad que los responsables de la firma de As Pontes pretenden llevar a cabo para reflotar la empresa, irá acompañada de un expediente de regulación de empleo (Ere) de extinción en Cuíña S.A. -la sociedad que soporta una mayor plantilla, con un total de 130 empleados-, que prevén presentar la próxima semana y que afectará a 55 trabajadores.
La empresa Cuíña, además, plantea para el resto de trabajadores de la mayor de sus sociedades un Ere temporal rotativo, una medida que, pese a que en un principio sólo baraja para Cuíña S.A. podría extenderse con el tiempo al resto de sociedades de la firma, según explican fuentes sindicales.
Plan de viabilidad
La firma pontesa, dedicada principalmente al transporte y la construcción y durante muchos años vinculada a la mina de lignito de la localidad, contaba con una plantilla total de 230 empleados, de los que más de una veintena ya han sido despedidos y 55 irán al paro en los próximos días a través de un expediente de regulación.
Los delegados sociales explican que los trabajadores despedidos esta semana de cuatro de las sociedades de Cuíña cobrarán 20 días por año trabajado, que se encargará de sufragar el Fondo de Garantía Salarial (Fogasa), un organismo dependiente del Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales que garantiza a los trabajadores la percepción de salarios en caso de insolvencia, suspensión de pagos, quiebra o concurso de acreedores del empresario.
Desde la empresa, controlada por tres administradores nombrados por el juzgado mercantil número 1 de A Coruña desde noviembre, aseguran que estas medidas son necesarias para garantizar la viabilidad de la firma, que necesita una reestructuración urgente, porque no puede mantener la plantilla ante la caída de la facturación y la crisis económica. Sin embargo, según los responsables sindicales, la patronal defiende el futuro de la empresa, ya que tiene asegurada carga de trabajo para principios de año.

Consegue en tempo real avisos de novos artigos no teu dispositivo, subscribete agora.

También podría gustarte
Comentarios