La mítica marca de motocicletas Ossa estudia la posible creación de una fábrica en As Pontes

103

[Diario de Ferrol] As Pontes de García Rodríguez podría entrar en la historia del motociclismo español como coprotagonista del renacimiento de la mítica marca catalana Ossa, que hizo furor en los años 60 y 70 y que un grupo de empresarios acaba de resucitar, un cuarto de siglo después, de nuevo con gran éxito. Ossa tiene una fábrica en Girona que está produciendo las primeras unidades del nuevo modelo TR 280i, si bien ha solicitado ayudas al Ministerio de Industria para crear una nueva fábrica en Penapurreira y generar en ella 30 empleos directos.
Fuentes de la compañía confirmaron la presentación del proyecto a la convocatoria de reindustrialización y explicaron que, de momento, no hay ninguna decisión definitiva sobre su puesta en marcha. La iniciativa contempla una inversión de más de tres millones de euros y la creación de una treintena de puestos de trabajo que podrían estar asociados tanto a la fabricación de motocicletas como a la línea de negocio relacionada con la moda que también Ossa ha lanzado.


Ambas facetas, la mecánica y la textil, tienen grandes expectativas de crecimiento. La fábrica de Girona espera producir y terminar de distribuir en la próxima primavera las primeras 1.250 unidades del modelo TR 280i, que la marca tenía vendidas antes de comenzar. Y paralelamente al renacimiento de la marca de motocicletas, Ossa ha lanzado una línea de moda de hombre que presentó en el salón de la moda de Milán, también con gran éxito, y que prevé ampliar con colecciones para la mujer y niños.
Los empresarios gerundenses Joan Gurt (director general), Alexandre Laplaza, Joan Roma y Jordi Curxart se han encontrado con una excelente acogida en su iniciativa de recuperar la marca que tantos éxitos deparó a la familia Giró y el proyecto presentado para As Pontes responde a su necesidad de ampliar, en breve, su capacidad de producción.
Exportación
Los mercados en el exterior son ahora, como también lo fueron en su anterior etapa, fundamentales para la marca del trébol. El 75% de la producción de motocicletas se irá a países como Australia, Japón, Canadá o Nueva Zelanda, mientras que la marca de moda ha dado sus primeros pasos abriendo una tienda en Barcelona y otra en la ciudad nipona de Osaka.
Al trial, que tantos éxitos deparó a la historia de Ossa, pertenece el primer modelo de esta segunda etapa, en la que la empresa quiere conquistar el 35% del mercado asociado a dicha modalidad deportiva. La marca nació en los años 20 y su nombre responde al acrónimo de Orpheo Sincronic SA, una empresa que comenzó produciendo proyectores de cine, pasó al ámbito de los motores fueraborda y llegó por último, afortunadamente, al mundo del motociclismo. La familia Giró, propietaria de Ossa, comenzó a producir sus máquinas en 1943 y se mantuvo hasta 1984, cuando la irrupción en el mercado de las marcas japonesas terminó con la tecnología nacional.
Los empresarios que se han puesto al frente de Ossa en esta nueva etapa tienen previsto producir en el presente año una nueva edición de 3.000 unidades de la TR 280i, lo que supondrá incrementar el ritmo de producción de la fábrica de Girona. En sus planes de crecimiento para los próximos dos años está el lanzamiento de dos nuevos modelos de motos de carretera y seguir ampliando su colección de ropa. De salir adelante el proyecto, As Pontes podría formar parte de esta estrategia de futuro.

Consegue en tempo real avisos de novos artigos no teu dispositivo, subscribete agora.

También podría gustarte
Comentarios