Ferrolterra se enfrenta a una ola de más de cien despidos en esta semana

43

[El Correo Gallego] Ferrolterra asiste con un nudo en el cuello a una auténtica depresión laboral. Los despidos se suceden en oleadas por grandes empresas de la comarca, sobre todo dedicadas a la construcción. Primero se llevó el golpe la constructora Camilo Ares, con 54 despidos. Pero ahora los sindicatos calculan que 105 operarios han sido o serán despedidos en esta semana, citando casos como los de los grupos Cuiña y Einsa.


Los trabajadores de Cuiña, con cinco empresas dedicadas al transporte de materiales de construcción, secundarán esta tarde una concentración ante las oficinas de la compañía en As Pontes. Un total de 62 operarios acaban de recibir la sentencia judicial de despido, y además llevan “case un ano sen cobrar”. Se suman a otros 20 trabajadores despedidos en su día, con los correspondientes impagos salariales. Según los portavoces de los operarios, “entre nós hai homes que levan máis de 30 anos traballando para Cuiña”. Tras 150 días de deudas acumuladas, “a dirección da empresa mandounos primeiro para casa con vacacións retribuidas pero agora confirma a extinción de contratos”.
Otra complicada situación atraviesan las plantas de producción de Einsa, tanto en As Pontes como en Pontedeume, especializadas en la imprenta de guías telefónicas. Según Tito Piñeiro, portavoz sindical de CCOO en la empresa, “en xaneiro xa nos comunicaron que teríamos 23 despidos a partir do 4 de febreiro”. La reestructuración obedece en este caso a que “houbo unha baixada de paxinación nas guías de teléfonos e a empresa decidiu que sobraban estes traballadores”. Las movilizaciones se propagan rápidamente por estas plantas: la plantilla se concentró ayer ante el centro pontés y mañana secundará otra protesta ante la Praza Roxa de As Pontes. Las reivindicaciones llevan años acumulándose en Einsa. Según los sindicatos, “dende hai tres anos padecemos unha forte conxelación salarial, e agora chegan os despidos para empeorar máis a s ituación”.
TIJERETAZOS
Camilo Ares En esta constructora de F errol, 52 obreros fueron despedidos “por baixa productividade”. Según José Francisco Pena, portavoz de los afectados, “a mesma empresa recoñeceu que os despidos eran improcedentes pero non lle importou, isto é un ERE encuberto”.
Impagos Se suceden los impagos, como los de Cuiña. O los de Camilo Ares, “aquí a xente leva entre tres e seis meses sen cobrar, mesmo a empresa se declarou insolvente”.
Regulación Otra herramienta que pulula por la comarca es el expediente de regulación de empleo. Megasa ya lo tramita para 170 personas.

Consegue en tempo real avisos de novos artigos no teu dispositivo, subscribete agora.

También podría gustarte
Comentarios