La pontesa Formoso entra en concurso de acreedores y echa a sus 90 operarios

87

La empresa niega que vaya a cerrar, pero está sin trabajo y sin plantilla
[La Voz de Galicia] La crisis por la que atravesaba la empresa de As Pontes Formoso Estructuras Metálicas acaba de derivar en el despido colectivo de toda su plantilla, integrada por 90 trabajadores. La compañía, especializada en la construcción de estructuras de acero para las industrias, llevaba más de un año padeciendo problemas financieros, que han desembocado en la presentación, a mediados de este mismo mes, de la solicitud del concurso voluntario de acreedores en el juzgado de lo mercantil de A Coruña y en el expediente de liquidación de todo su censo de operarios.


La empresa puso en marcha en julio del 2010 un ERE temporal rotatorio para toda su plantilla, ante la falta de carga de trabajo y las dificultades que se encontraba para hacer frente al pago de los salarios. Posteriormente consiguió un contrato para participar en la construcción de la planta de gas de Enagás en el puerto gijonés de El Musel y también para levantar la nave de la italiana Soluciones Poligráficas en As Somozas. Sin embargo, las restricciones financieras continuaban y con ellas fue acumulando deudas ante las Administraciones y sus operarios, que el pasado miércoles votaron positivamente en asamblea al ERE de liquidación, puesto que, según la UGT, a la mayoría se les adeudan al menos tres mensualidades, además de parte de la paga extra de diciembre. De hecho, según esta misma central sindical, la firma está sin carga de trabajo, ya que le fueron rescindidos los contratos al no estar al día en el pago de las cuotas a las Administraciones públicas.
Juan Cardeña, gerente de Formoso, negó que la intención de la compañía sea cerrar sus puertas y también descartó que fuera a venderse.
Deuda acumulada
Los datos aportados por la empresa a los sindicatos el pasado año reflejaban una deuda solo con las entidades bancarias que superaba los nueve millones de euros. Otras fuentes apuntan a que, si a esta cantidad se le suma los abonos pendientes a la Seguridad Social, Hacienda y sus trabajadores, los números rojos podrían rondar los 15 millones. Formoso contaba con un aval del Igape por 1,5 millones, pero no llegó a ser cobrado.

También podría gustarte
Comentarios