El grupo del BNG, aún sin constituir

17

[La Voz de Galicia] El pleno que la corporación de As Pontes celebrará mañana, a partir de las 11 horas, para abordar la organización del Concello después de las pasadas elecciones municipales, escenificará el regreso de las dedicaciones exclusivas a los ediles del equipo de gobierno encabezado por el socialista Valentín González Formoso, después de que en el pasado mandato ningún concejal percibiese una retribución de las arcas municipales. Además también dispondrá de una parcial para la oposición, que, en concreto recaerá en el Partido Popular (el BNG renunció a la que también le ofrecía el ejecutivo local). Por su parte, el alcalde del municipio, Valentín González Formoso, anunció que renunciará a cobrar su salario que, en principio, figura en el orden del día de la sesión plenaria y que fija el sueldo del regidor en 39.018,46 euros.
«Siempre que pueda compaginar mi vida profesional con mi dedicación al Concello y no suponerle una carga económica a las arcas del Ayuntamiento, lo seguiré haciendo», comenta González Formoso, quien agrega: «Tengo dos hijos que alimentar y sé que esta situación puede que no se mantenga en el tiempo. Cuando -continúa- necesite cobrar del Concello, seré el primero en decirlo».


Asimismo, el primer edil considera que la cuantía que se ha establecido para la dedicación exclusiva del regidor, en el caso de que necesitase utilizarla, sería «proporcionada». «Creo -explica- que sería uno de los salarios más bajos de toda la comarca en uno de los concellos que tienen una salud económica envidiable».
Además, el regidor socialista recalca que perdería dinero con respecto al que está cobrando en la firma donde desempeña su labor profesional. «En mi empresa cobro alrededor de 52.000 euros al año», recalca. Por eso, agrega que no está en la política «por el dinero», sino porque cree en «el proyecto que estamos llevando a cabo en el pueblo».
También defiende que las retribuciones de sus concejales son «reflejo de la nueva realidad social del municipio y del gobierno local». «No es posible que solo los prejubilados de Endesa y algunos funcionarios puedan hacer carrera política en As Pontes», señala el regidor, quien agrega: «En la pasada legislatura cometí el error de perder a gente tan válida como el concejal de Industria, Óscar García, un autónomo a quien le era imposible compatibilizar la vida laboral con su trabajo en el Concello».
«Unas tareas imprescindibles»
En este sentido, considera que las dedicaciones dispuestas tanto para el concejal de Facenda (32.894,87 euros), Antonio Alonso, y el de Servizos Sociais (26.897,09 euros), José Alén, son «justas para las tareas imprescindibles que desarrollarán para el Concello». Alonso se encargará, entre otros cometidos, del desarrollo del nuevo plan de Urbanismo y Alén de la atención a los ciudadanos.
La anécdota del pleno constituyente de la corporación pontesa fue que el grupo municipal del BNG no quedó constituido, ya que de los cuatro concejales de la formación, solo una completó la fórmula prevista para el juramento del cargo y otra compañera estaba ausente. Los dos otros miembros de la organización leyeron parte del texto en el que se jura lealtad a la Constitución y al Rey y la Junta Electoral de Zona considera que no han tomado posesión de su acta como ediles, por lo que, la única concejala del Bloque que sí figura en la corporación forma parte del grupo mixto. El portavoz del BNG, Francisco da Silva, quita hierro al asunto y dice que leerán el texto completo.

Consegue en tempo real avisos de novos artigos no teu dispositivo, subscribete agora.

También podría gustarte
Comentarios