Un ejecutor con sangre helada

57

[La Voz de Galicia, por Antón Bruquetas] No es un nueve al uso, de los que solo prefieren tocar una sola vez el balón antes de que entre en la portería. A Hugo Soto (Vilagarcía de Arousa, 1986), pichichi de la Tercera División gallega con ocho dianas, le gusta sentir el contacto con la pelota antes de rematar. Disfruta cuando su equipo, el As Pontes, domina al contrario, cuando juega con el mismo carácter alegre que él muestra en el vestuario. A partir de ahí ensaya la suerte que mejor maneja. Detecta como nadie las fisuras en la defensa rival, se cuela entre sus rendijas y ejecuta al guardameta con precisión y sangre fría. Sus dos últimos entrenadores, Alberto López y José Luis Lemos (su actual preparador), aseguran que su capacidad para finalizar no encuentra parangón en la categoría.


«Posee un gran desmarque de ruptura y cuando se queda solo delante del portero acaba la jugada con enorme calidad», resalta su entrenador esta temporada, quien agrega: «Aparenta ser un delantero alto, pero no disfruta si el balón está en el aire. Le gusta combinar, incluso descolgarse como un falso media punta». Por eso, el técnico del As Pontes decidió posicionar al atacante Sergio Arias a su lado. Quería que lo protegiese.
Los números respaldan su maniobra. La liga pasada consiguió un total 12 goles, mientras que en las once jornadas de esta ya ha logrado ocho. Además, el jugador reconoce que se desplaza más cómodo con la compañía de otro delantero: «Creo que es la primera vez que juego con un sistema de dos delanteros y, la verdad, es que me siento a gusto». Si mantiene este ritmo anotador podría igualar la campaña en la que alcanzó sus cifras más destacadas: 30 tantos en la 2008-2009 cuando defendía los colores del Arousa.
Uno de los grandes artífices del fichaje de Hugo Soto por el As Pontes fue Alberto López, su preparador la pasada temporada, la primera en la que el futbolista recalaba en el conjunto pontés. «No tengo ninguna duda de que es el mejor finalizador que hay en la Tercera División», destaca el entrenador. «Si -incide- dispone de diez ocasiones de gol, termina ocho. Su eficacia es propia de otra división». López considera que en ese apartado es «un auténtico portento».
Un lastre: su capacidad física
Pero, a pesar de que es un jugador completo, los dos entrenadores destacan que necesita mejorar su capacidad física para, a sus 25 años, continuar con su progresión. «Tiene -señala Lemos- un margen de mejora amplio». Sin embargo, «su mentalidad luchadora le ayudará a superar esta circunstancia». Si lima este aspecto debería apuntar hacia retos más altos. «Para eso me preparo día a día», señala el delantero forjado en las categorías inferiores del Pontevedra, quien todavía conserva el sueño que perseguía cuando era un niño: vivir del fútbol el mayor tiempo posible. «Pienso -indica Alberto López- que hay pocos delanteros de su calidad en los equipos gallegos de Segunda B».
Mientras no le llegue esa oportunidad de escalar, Hugo Soto seguirá deleitando a los aficionados del As Pontes con sus recursos para el remate, con su habilidad para mirar de frente a los porteros y descifrar el hueco por dónde colar el balón.

Consegue en tempo real avisos de novos artigos no teu dispositivo, subscribete agora.

También podría gustarte
Comentarios