Un panadero de As Pontes evita un robo en una joyería próxima durante la madrugada

25

[La Voz de Galicia] Según fuentes de la Policía Local, el suceso ocurrió poco después de las tres y media de la mañana en la joyería Bicos, situada en la avenida de Galicia, la principal en la villa minera.
El panadero Ángel Díaz, sobre esa hora, salió a la calle al escuchar unos ruidos y en un callejón lateral vio que alguien se ocultaba o no quería ser observado. Sus movimientos le parecieron sospechosos, pero instantes después comprobó que su presentimiento era una realidad porque comenzaron a sonar las alarmas de la joyería.
Fue él mismo quien llamó a la oficina de la guardia municipal para informar de lo que estaba ocurriendo. Dos o tres personas huyeron poco después del lugar. La Guardia Civil investiga el asunto con el fin de encontrar a los autores del intento de asalto.


Las sospechas
En el establecimiento afectado han informado de que los desperfectos sufridos afectan a la puerta de entrada y la verja, que tendrán que ser sustituidas por otras nuevas.
Sospechan de dos hombres, con acento extranjero, que el día anterior estuvieron en la joyería, fingiendo interesarse por algunos de los productos a la venta, pero, en realidad, se cree que fueron a examinar el terreno.
Un ferretero próximo también ha indicado que el día anterior, igualmente unos extranjeros, estuvieron en su establecimiento para comprar cizallas y «herramientas sospechosas». Cuando les preguntó para qué las iban a utilizar le respondieron que las precisaban para «abrir un maletero».
La joyería Bicos cuenta con todas las medidas de seguridad habituales, entre ellas, cámaras interiores. No obstante, no llegaron a activarse, a pesar de los golpes, porque captan o saltan al registrar movimientos en el interior del establecimiento.
Otros casos
Recientemente, otro negocio pontés de compra venta de oro sufrió un intento de robo, igualmente a manos de unos extranjeros, en aquel caso procedentes de Rumanía, si bien pretendieron engañar a la empleada del local con el objetivo de llevarse varias piezas.
El pasado agosto, la joyería Templo, situada igualmente en la avenida de Galicia de As Pontes, sufrió un robo. La alarma, en este episodio, sí funcionó y alertó a los propietarios del local. Los ladrones actuaban de madrugada, lo mismo que ocurrió ayer, y la banda entonces logró perforar el cristal blindado de 18 milímetros de grosor y llevarse gargantillas, pulseras, juegos de sortijas y pendientes, regalos de comunión y otros objetos de valor.
Según los propietarios de Templo sabían a lo que iban y, presumiblemente, en días anteriores también habían examinado el establecimiento fingiendo ser clientes que estaban interesados en algunas de las piezas. Este cúmulo de casos en un período tan corto ha creado alarma.

Consegue en tempo real avisos de novos artigos no teu dispositivo, subscribete agora.

También podría gustarte
Comentarios