El pueblo que sueña con aviones. El concello de As Somozas tendrá fábrica de avionetas, pista de aterrizaje y campo de golf

40

[La Voz de Galicia] Hace un frío que pela en este pequeño pueblo que recibe a los visitantes con un seto en plan Hollywood galaico que anuncia: «Concello de As Somozas». Aquí apenas residen 1.300 personas repartidas en varios núcleos. El mayor, que da nombre al municipio, apenas llega a los 600 habitantes. La mayoría de los vecinos viven en modernos chalés o edificios de pisos bajos que se extienden por el valle entre llamativas farolas y olivos importados. Bajo el seto-anuncio pasa un cuidado paseo fluvial. También hay una piscina, una oficina de turismo, dos parques infantiles muy bien equipados, bastantes Audi y BMW, un modernísimo Ayuntamiento y el restaurante con estilo Casa Amando, que regenta José Candocia, hijo del alcalde.


Solo desentona el esqueleto de hormigón del centro de salud paralizado por la actual Xunta. Los paciente son atendidos en dependencias provisionales cedidas por el Ayuntamiento. «Non hai moita intimidade, todo o mundo escoita o que falas co médico», se queja una paciente.
Pero si olvidas ese detalle, y cuatro casas en mal estado de la vieja población, As Somozas podría pasar por un pueblo bávaro.
Sobre uno de los montes próximos, a lo lejos, destaca la fuente de riqueza de la localidad: un polígono industrial en el que sobresalen las naves de Gamesa, dedicada al sector eólico, y la planta de residuos Sogarisa.
El polígono fue inaugurado en el año 1993, disparó el presupuesto municipal y generó un desarrollo urbanístico bastante ordenado. También permitió que el cartel de las fiestas, encabezado algunos años por artistas del caché de Paulina Rubio, pasase por encima del de Ferrol o A Coruña.
La crisis acabó con esos excesos, pero As Somozas va a seguir dando que hablar. Está prevista la llegada de una empresa que fabricará aviones ligeros y, en el monte situado enfrente del polígono, se levantará un campo de golf de 40 hectáreas, una pista de aterrizaje para avionetas y una pista de rallies. «Ya está todo en marcha, ya hay obras», confirma Manuel Candocia, alcalde desde 1979, mientras apunta hacia los enormes trabajos de tala y desmonte.
El regidor es un tipo afable al que se le iluminan los ojos cuando se le habla bien del pueblo. Rehusó hablar con la prensa, pero cuando se le aborda en persona no puede resistirse: «As Somozas es un motor para esta comarca y vamos a seguir».
Sus rivales tachan a Manuel Candocia de cacique, pero si fuese así a los vecinos no parece importarles en absoluto: ha arrasado en todas las elecciones como cabeza de lista del PP. En las últimas sacó ocho concejales de nueve y Manuel Pena, único edil de la oposición por el PSOE, forma parte del gobierno como responsable de Industria.

Consegue en tempo real avisos de novos artigos no teu dispositivo, subscribete agora.

También podría gustarte
Comentarios