El gasto en personal de los concellos supone 250 euros al año por gallego

37

Las apuradas arcas municipales tienen una vía de agua en el coste del personal. Aunque los alcaldes todavía no han trasladado este debate a los órganos municipalistas, son muchos los que admiten que gestionan plantillas sobredimensionadas. El personal absorbe de media la tercera parte de los gastos de los concellos, que este año prevén en sus presupuestos un recorte de 60 millones de euros respecto a lo que destinaron en el 2011 a las nóminas de unas plantillas cuyo coste ronda los 250 euros anuales por habitante. Pero detrás de esos datos generales se esconden realidades dispares, con concellos pequeños que multiplican la factura en personal de otros mucho más poblados.


Los presupuestos de los ayuntamientos evidencian que, como es lógico, los gastos de personal más elevados corresponderán este año a las siete grandes ciudades (268 millones), aunque también revelan que entre los municipios que dedican una parte mayor de sus recursos al pago de nóminas son mayoría los de menos de 5.000 vecinos.
Entre la treintena de ayuntamientos cuyo coste de personal supone más de 400 euros al año figuran ocho que no llegan al millar de administrados: Negueira de Muñiz, Chandrexa de Queixa, Ribeira de Piquín, Vilariño de Conso, San Xoán de Río, Mondariz Balneario, Muras y Montederramo. Negueira de Muñiz, que con 224 habitantes es el municipio menos poblado de Galicia, gastará este año en personal 260.000 euros, lo que implica un coste medio de 1.160 por vecino. Muras (784 habitantes) desembolsará 586.000 euros en nóminas, con un promedio de 748 euros por persona censada. Manzaneda (1.006) ha rebajado en 100.000 euros su previsión de gasto de personal en las cuentas de este ejercicio, lo que le permite situar ese capítulo por debajo del millón. La plantilla municipal sale a 933 euros por vecino. Hay concellos de 5.000 habitantes que tienen un gasto de personal similar a Manzaneda, como Rois o Mondariz, o incluso inferior, como Castro de Rei, Cospeito o Vila de Cruces. Con 5.474 personas censadas, los empleados del municipio lucense de Castro de Rei precisarán este año un desembolso de 630.000 euros. Pese a tener 82 vecinos menos, a Cerceda (5.392) su personal le costará 2,43 millones.
Mismo censo, mucho más gasto
El concello donde la plantilla municipal tiene un menor coste es Boborás (102 euros por habitante). Con 2.936 vecinos, este ayuntamiento ourensano destina 300.000 euros a las nóminas de sus trabajadores. Otros concellos con un censo parecido quintuplican la factura de Boborás. Como Barreiros, que con 3.166 habitantes asigna en los presupuestos de este ejercicio 1,72 millones para su personal, y eso tras recortar 300.000 euros respecto a las cuentas del 2011. Pero también hay municipios de menos de 3.000 vecinos en los que el personal a su servicio les cuesta más de 1,5 millones al año, como Carballedo (2.593). Ese capítulo de gasto asciende en Maceda (3.129 vecinos) a 1,25 millones. Aunque tiene menos de la tercera parte del censo de A Laracha (11.337), la plantilla del concello ourensano requiere tanto esfuerzo presupuestario como la del coruñés (1,48 millones). A Laracha también sale bien parada de la comparación con ayuntamientos de su mismo censo. As Pontes tiene 200 habitantes menos (11.139), pero gasta cuatro veces más en personal (5,5 millones). Aunque este municipio ha reducido en algo más de 500.000 euros la asignación para ese capítulo en las cuentas del 2012, pagará a su plantilla 1,2 millones más que A Estrada, que duplica su población (21.759).
Este concello pontevedrés es el que tiene el personal con menor coste por vecino (198 euros) de los que administran entre 20.000 y 50.000 habitantes. El mayor es Cangas (303 euros).

Consegue en tempo real avisos de novos artigos no teu dispositivo, subscribete agora.

También podría gustarte
Comentarios