Endesa y Gas Natural optan en principio por no reformar sus térmicas

64

Esta decisión supondría que a partir del 2016 las centrales de As Pontes y Meirama pueden operar solo 17.500 horas y en el entorno del 2023 cerrar
[La Voz de Galicia] Endesa y Gas Natural han comunicado al Gobierno que se acogerán inicialmente al plan transitorio marcado en la Directiva de Emisiones Industriales (DEI) de la Unión Europea por el cual deciden no acometer inversiones para reformar sus plantas térmicas gallegas con el fin de reducir sus emisiones ambientales. Las eléctricas tenían de plazo hasta el pasado 31 de diciembre para pronunciarse sobre esta normativa y ante el escenario desfavorable y las incertidumbres sobre el sector han inclinado la balanza hacia el lado negativo.


A priori, esta decisión supondría que a partir del 2016 las centrales de carbón de As Pontes y Meirama pueden operar únicamente 17.500 horas y en el entorno del 2023 cerrar sus instalaciones. Sin embargo, la negativa mostrada ahora no implicará necesariamente la clausura de ambas plantas, ya que el Ministerio de Medio Ambiente aprobó recientemente un real decreto con un mecanismo de excepción. Así, las empresas cuentan con más plazo para poder llevar a cabo la reforma si quieren más adelante cambiar su decisión. Podrán hacerlo como fecha tope el 1 de octubre del 2015, ya que los proyectos de adaptación de las centrales arrancarían en el 2016.
La Directiva Europea de Emisiones Industriales establece recortes en las instalaciones industriales de entre un 50 y un 60 % en las emisiones de azufre, óxido de nitrógeno y partículas. En el sector se ha calculado que reformar las centrales de carbón gallegas requeriría de una inversión de unos 400 millones de euros, una cifra que las compañías, en plena caída de la demanda y enfrentadas al Gobierno por el déficit tarifario, no quieren afrontar.
Confianza de la plantilla
Luis Varela, presidente del comité de empresa de Endesa en As Pontes, manifestó su confianza en que finalmente la compañía opte por acometer el proyecto de adaptación. «De momento tenemos ese impasse, pero tengo la firma confianza en el futuro de esta térmica, por su eficiencia, por sus características y por sus recursos humanos, que están muy ajustados». Admitió que aunque la plantilla hubiera preferido que Endesa se hubiese decantado por una opción positiva, «nos temíamos esto». Sin embargo, subrayó «lo positivo de que la empresa pueda cambiar de opinión antes de que termine el 2015».
Ayer, todas las térmicas de carbón del país, a excepción de un grupo generador de una planta de Almería, se encontraban paralizadas. La energía nuclear, el viento y el agua son las fuentes de abastecimiento del sector en estos momentos, aunque la central pontesa podría volver a arrancar en días.

Consegue en tempo real avisos de novos artigos no teu dispositivo, subscribete agora.

También podría gustarte
Comentarios