Una feria que aparece y desaparece

63

[El Progreso] Era día 15, día de feria en As Pontes. Pero muchos tanto clientes como vendedores , vivieron un rato desconcertados porque no la encontraban. El Concello, que ya anunció hace meses que alternaría la celebración de la cita quincenal entre el casco urbano y Perfolla – con seis meses en cada uno de los emplazamientos-, decidió cambiar ayer la feria de ubicación, sin dar aviso a gran parte de los interesados, ayer se mostraban muy indignados.
“La feria pasada se hizo en el centro y nadie nos avisó del cambio”, criticaba la responsable de un puesto, que acudio a su lugar de siempre por la mañana y se encontró las calles vacias. Como ella, muchos comerciantes vivieron la misma situación, buscando una feria que aparece y desaparece con “un baile” que no convence ni a vendedores ni a clientes.
“Se están riendo de nosotros. El Ayuntamiento no cuenta con nosotros para nada y no nos avisa con tiempo. Y lo que consiguen es que discutamos entre nosotros y enfadar a la clientela. Yo me enteré anoche por un compañero”, decía un vendedor. A otros los informó la Policía Local cuando llegaron al lugar de siempre.
Su nueva ubicación en Perfolla, más cerca de la central que del pueblo al alejar los puestos para dejar libre la calle del nuevo tanatorio, tampoco gustó a muchos. “Podíannos subir a cheminea ou mandarnos para O Caxado para estar mellor situados”, ironizaban. Otras voces críticas, más ocurrentes, proponían hacer bateas y poner los puestos en el lago.
Con ironía o sin ella, las críticas fueron interminables durante toda la mañana. “Hai un desorde que non é normal, ninguén nos atende. Non están os sitios fixados nin ninguén se preocupa de que se respecten os metros dos postos”, decian algunos comerciantes, que exigían soluciones y una ubicación más céntrica. “Si tengo que ir al servicio o quiero tomar un café tengo que caminar dos kilometros”, decía una vendedora. “El pueblo está completamente vacío y la feria en Endesa. No tiene sentido”.
Entre los clientes, las opiniones no eran muy diferentes y las sensaciones, las mismas. Algunos también buscaron la feria en el centro, mientras otros se desesperaban para encontrar el puesto que buscaban. “Se non me trae a filla no coche non chego. Non todos somos novos e algúns vimos a comprar, non a pasear”, decían

Consegue en tempo real avisos de novos artigos no teu dispositivo, subscribete agora.

También podría gustarte
Comentarios