Medio Ambiente prevé presentar en verano el plan rector de As Fragas

149

[La Voz de Galicia] Diecisiete años después de la creación del parque natural de As Fragas do Eume, el espacio todavía no cuenta con el Plan Rector de Usos e Xestión (PRUX), documento que marca las actividades que se pueden llevar a cabo o no en el entorno natural que engloba más de nueve mil hectáreas ubicadas entre los municipios de Monfero, Pontedeume, A Capela, Cabanas y As Pontes. Desde la Consellería de Medio Ambiente señalan que esperan que este verano presente el borrador del plan y pueda comenzarse su tramitación.
Tanto dueños de terrenos ubicados en el parque como desde entidades ecologistas o incluso desde los grupos en la oposición en el propio Parlamento de Galicia han demando en reiteradas ocasiones, y con especial hincapié desde el devastador incendio que calcinó 750 hectáreas del parque en el 2012, la redacción del plan.


La Unión Europea ha determinado abrir una investigación a instancias de una denuncia de la asociación ecologista Arcoíris y solicitar a la Comisión Europea que investigue la gestión del parque natural de las Fragas do Eume, el grado de responsabilidad de la Xunta de Galicia y el Goberno estatal en la gestión, a los que la entidad ecologista acusa de «dejación de funciones» a la hora de redactar el plan, relacionándolo incluso con el incendio. También ha abierto una investigación el Valedor do Pobo, que admitió a trámite a finales del pasado mes una queja reclamando a la Xunta información por el retraso en un plazo máximo de quince días.
Obligación por decreto
El 31 de julio de 1997, la Xunta de Galicia aprobó el decreto por el que se declararon parque natural las Fragas do Eume. En el mismo decreto daba un plazo de dos años para redactar y aprobar el PRUX, que, sin embargo, todavía no se ha aprobado.
Trabas burocráticas
Las trabas administrativas para poder acometer cualquier trabajo en los terrenos de As Fragas do Eume sigue siendo una de las principales quejas de los dueños de madera y de terrenos ubicados dentro de los límites del parque. Los dueños se quejan del papeleo y la tardanza para acometer cualquier tipo de labor, desde talas hasta el desbroce de sus fincas o incluso coger agua si algún regato discurre por su terreno. Y es que, aunque sean propietarios, es la administración autonómica la que se encarga de su gestión y determina las actividades que se pueden acometer.
Sin embargo, estas trabas burocráticas se agilizarían con el propio PRUX, ya que el plan debe regir cualquier tipo de actividad diferenciando las zonas por su valor medioambiental, si se trata de eucaliptales o zona de bosque atlántico.

Consegue en tempo real avisos de novos artigos no teu dispositivo, subscribete agora.

También podría gustarte
Comentarios