Uno de los catedráticos más reputados de Galicia alerta del peligro del lago minero de Endesa en As Pontes de García Rodríguez

683

[Alertaminera] Juan Ramón Vidal Romaní, profesor de la Universidade de A Coruña y Director del Instituto Universitario de Geología ‘Isidro Parga Pondal’ advierte en un artículo de divulgación científica que el rellenado masivo del hueco dejado por la antigua explotación de lignito de As Pontes entraña riesgos que el Gobierno de la Xuntal no ha valorado de manera suficiente al autorizar su realización y que la macropublicidad de la multinacional energética sobre “playas, escolleras, islas, plantaciones y pH casi normal del agua” no dejan de ser otra cosa que “juegos florales”.
En “As Pontes: una bomba de tiempo”, el especialista analiza en detalle las posibles consecuencias, dado que “el yacimiento de lignito de As Pontes se depositó en un hueco situado bajo una enorme falla inversa paralela a la costa cantábrica” , fractura que “es activa como demuestran los últimos trabajos publicados”. En ella, “periódicamente se producen movimientos sísmicos con epicentros exactamente sobre el trazado de la falla en superficie”, sobre los que “el registro instrumental de esos sismos para los últimos 30 años da valores de intensidad y magnitud en general no inquietantes para la publación”, aunque en “épocas anteriores se han detectado sismos con intensidad MSK de grado 6”.


Para Vidal Romaní “por lo general, las construcciones en Galicia se realizan según la norma sismotectónica vigente lo que permite garantizar su seguridad”, “pero la neolaguna de As Pontes es un tipo de construcción anómala, no prevista en la citada norma y es además la única que se sitúa directamente sobre una falla activa a la que se ha desprovisto concienzudamente del único freno que amortiguaba su movimiento: el relleno de lignitos o arcillas que bloqueó la falla hasta que en 1942 comenzó a vaciarse la mina de sedimentos”.
Debido a esto, “cualquier movimiento del terreno entre As Pontes y la costa cantábrica puede realizarse ahora con mucha más libertad y actuará no sobre un compacto paquete de lignitos y arcillas sino sobre la cada día mayor masa de agua de la laguna, que no ofrecerá resistencia”, ofreciendo “otro nuevo efecto no considerado antes, la presión hidrostática que el agua” cuando se acabe de llenar el hueco minero, en el que “según los cálculos de Endesa para entonces habrá llegado a acumularse una masa de agua de más de 200 metros de profundidad. Eso supone una presión de 1.960.000 pascales por m² en el fondo de la laguna”.
Para el catedrático, “no es el inmenso peso de agua lo que causa inquietud, sino la presión hidrostática inducida por él, que trasmite una fuerza perpendicular a las paredes del recipiente, fondo y paredes de la laguna sin importar su orientación”, pues en el caso de que el agua fluyera “las fuerzas resultantes de esa presión ya no serían necesariamente perpendiculares a la superficie sino a cualquier eventual fisura que se produjera, por ejemplo el plano de la falla”. Por eso, “en el caso probable y posible de que la falla se mueva, como lo ha hecho ininterrumpidamente durante los últimos 26 millones de años, la presión intersticial del agua a través del plano de falla facilitará su movimiento”.
Debido a ello, “el agua inyectada a presión a través del plano de falla durante un eventual sismo, su papel lubricante ayudando al movimiento, la presión hidrostática reduciendo a casi la mitad el peso de la masa rocosa movilizable o la falta de resistencia del agua al empuje de esa masa rocosa desplazada por un posible sismo permiten pronosticar lo que ocurriría si se reproduce un sismo con intensidad 6 como los que ya han tenido lugar en fechas históricas (aunque tampoco podemos asegurar que no pueda ser mayor)”.
En esas circunstancias, se pregunta el geólogo, “¿merece la pena que la población gallega corra el riesgo de un tsunami local que puede llegar en cualquier momento cuando termine el relleno de la laguna?”. Para Vidal Romaní, esto supone “trasladar al Gobierno Autónomo de Galicia una responsabilidad que nunca debería asumir”, dejando en marcha “una bomba de tiempo de la que no sabemos cuando va a explotar ni sus consecuencias”.

Consegue en tempo real avisos de novos artigos no teu dispositivo, subscribete agora.

También podría gustarte
Comentarios