En Cervo, en Cedeira, una vecina no puede abrir las ventanas porque entran las avispas

151

La situación derivada del avance de la avispa velutina por varios municipios de Ferrolterra, Ortegal o A Mariña lucense preocupa mucho a los apicultores, como constata Manuel Ferreira, presidente de la delegación de AGA en Eume y responsable de la Casa do Mel de Goente, en As Pontes. Los profesionales del sector han levantado la voz de alarma para tratar de frenar la expansión de la conocida como asesina de las abejas.
¿Cómo está la situación en estos momentos en la zona?
-Nuestros socios de Viveiro y Cedeira han detectado muchos nidos, que estaban acabando con las abejas. Es importante que se hable del tema y, sobre todo, que se actúe. La situación era preocupante, con un montón de nidos localizados y los apicultores actuando, con el riesgo que esto conlleva, mientras la empresa Tragsa, a la que encargó la Xunta la retirada de los nidos, no actuaba. Ahora parece que han ido sacando al menos algunos.


Pero la avispa velutina se extiende ya por otros municipios.
-Sabemos de casos también en Ortigueira y me han llamado de Cabanas y Mugardos, se ven un par de avispas al día. No son fáciles de localizar, en Cedeira han utilizado prismáticos para encontrar los nidos. Queremos contactar con los productores de madera y los cazadores para que colaboren en la localización. También hay mucha confusión entre la avispa de aquí y la velutina (en la Casa do Mel tenemos las dos para que la gente las vea juntas).
¿Notan la repercusión de este asunto en la Casa do Mel?
-Toda la gente que nos visita viene preocupada, sobre todo tras la muerte de una mujer y el ataque a un maderista. En Cedeira una vecina de Cervo no puede abrir las ventanas de casa porque entran las avispas. Solo en Cervo había diez nidos de velutina.

Consegue en tempo real avisos de novos artigos no teu dispositivo, subscribete agora.

También podría gustarte
Comentarios