Cerceda; un lago con playa, pero habrá que esperar para poder usarla

El Concello de Cerceda pone en marcha un programa de visitas y se incluye el museo de la minería, ligado históricamente al lago; al Aula da Natureza y al jardín botánico.

1.087

De momento, verla, pero no tocarla. Es la situación en la que estará durante un tiempo la nueva playa del flamante lago de Meirama, rebosante, recién llenado, con una calidad de agua (los controles son continuos) de la que los responsables de Gas Natural Fenosa presumen casi tanto, o más, como con toda la recuperación medioambiental. Un agua que, en el futuro, nutrirá el embalse de Cecebre para dar de beber a medio millón de habitantes de toda el área metropolitana coruñesa.

Pero tanto para beber como para disfrutar de la playa habrá que esperar un tiempo. Lo segundo será más sencillo incluso antes de que se abra al acceso público. Aprovechado que el lago ya luce en todo su esplendor, el Concello ha organizado un programa de visitas para los vecinos que lo deseen.

Será el primer gran test o chequeo popular de cómo ha quedado la regeneración. La primera visita será el día 25 de este mes, y se incluye el museo de la minería, ligado históricamente al lago; al Aula da Natureza y al jardín botánico. Si hay demanda suficiente habrá más visitas, previstas para los días 26 y 27.

Los que lleguen en primer lugar se encontrarán con una inmensa zona verde, en la que se han plantado 450.000 árboles. Los vecinos que residieron en lo que antes eran lugares de As Encrobas observarán ahora una superficie lacustre con 205 metros de profundidad máxima y siete kilómetros de perímetro. Mucho verde, accesos para embarcadero, y obviamente esa playa de 400 metros que promete ser la gran estrella, como lo está siendo la de As Pontes. Aunque mayor, los procesos han sido similares. En todo caso, el cambio ha sido muy brusco en ocho años.

Fuente La Voz de Galicia

Consegue en tempo real avisos de novos artigos no teu dispositivo, subscribete agora.

También podría gustarte
Comentarios