Un lago superlativo aún con recorrido

En la antigua mina de Endesa recalan aves hasta ahora nunca vistas en la zona; el Concello invertirá para mejorar sus servicios

286

Cuatro años cumplió ayer como lago artificial más grande del país y uno de los mayores de Europa. Otros tantos habían sido necesarios para que el yacimiento al aire libre que durante décadas fue fuente de prosperidad y empleo en As Pontes fuese llenado con agua de lluvia y aportaciones del Eume, siguiendo un modelo que ya se había aplicado con éxito por ingenieros alemanes. Hoy ya es fuente de atracción para un pueblo del que ha cambiado su fisionomía y un enclave que ha superado todas las expectativas con las que fue impulsado.

«Es un foco de atracción para aves migratorias que no son propias de aquí y, año tras año, vemos como se duplica la masa de peces que hay en el lago», afirma José Antonio Menéndez, director facultativo de la mina de Endesa, quien se manifiesta satisfecho porque desde el llenado del embalse «ha seguido evolucionando hasta estar completamente integrado en el paisaje». Además, insiste en que se superaron con creces las expectativas marcadas inicialmente y que, no obstante, no se ha alcanzado el punto máximo de evolución.

En el lago habitan espinosos, bogas y truchas y, desde que algunas lagunas se desecaron en Ourense, también funciona en los meses más duros del año como refugio para las aves que migran desde el Atlántico hasta África, como algunos tipos de patos, que hasta el momento no se dejaban ver por esta zona. Además, también han aumentado significativamente las aves acuáticas que han hecho del lago su hogar, así como otras especies de la flora.

La intervención impulsada por Endesa se materializó con éxito, pero el camino no fue nada fácil. «Administrativamente ha sido complejo, pero hemos tenido mucha suerte de contar con la colaboración de Augas de Galicia», afirmó el director facultativo de la mina.

Deslinde
Cuando el lago fue inaugurado, el 16 de mayo del 2012, se inició un período de vigilancia administrativa que culminará este mismo año cuando el yacimiento deje de ser considerado una mina y la balsa de agua, que aún hoy es responsabilidad de Endesa, pase a depender de Augas de Galicia.

El Concello pontés, que tiene la cesión de la playa, pasará a ostentar otras competencias en la zona, como el perímetro del embalse, una vez que entre en vigor el convenio que ha firmado con la eléctrica. El alcalde, Valentín González Formoso, aporta una cifra para ilustrar el polo de atracción en el que se ha convertido el embalse. «El verano pasado registramos 27.000 visitantes», afirmó.

Pero las aspiraciones del gobierno local son mucho mayores, ya que proyecta inversiones para mejorar servicios, acondicionar accesos y habilitar una zona de pantalanes con los que posibilitar puntos estables para la navegación y para que los clubes de piragüismo y vela.

«Cuando la cautela administrativa desaparezca, se eliminarán muchas restricciones y el aprovechamiento será mayor», subrayó el regidor, al mismo tiempo que incidió, no obstante, en el gran número de actividades que se han desarrollado en este entorno, como pruebas de Ironman, voleiplaya, piragüismo o vela, entre otros, además de variadas propuestas de ocio. «El lago tiene mucha vida encima en estos cuatro años», sentenció.

Fuente La Voz de Galicia

Consegue en tempo real avisos de novos artigos no teu dispositivo, subscribete agora.

También podría gustarte
Comentarios