«El slalom tiene muchas ventajas y es económico»

El piloto de As Pontes lleva ya cinco años de forma consecutiva sin bajarse de podio del gallego

427

Adrián Bouza Soto (As Pontes, 1988) revalidó hace unos días, en Fene, el título de campeón gallego de ralis en la modalidad de slalom, que ya había conquistado por primera vez el año pasado. Logró un total de 1.282 puntos, ganando las cuatro primeras pruebas (ya suma trece triunfos en su palmarés), y sacando 200 a Pablo Castro, segundo, por los 730 que hizo Joel Souto, tercero. Participaron en el campeonato un total de 97 pilotos. Adrián ya había sido segundo en 2013, y tercero en 2012 y 2014, por lo tanto, lleva cinco años consecutivos sin bajarse del podio.

-Háblenos de las cuatro pruebas que ganó.

-No me creo haberlas ganado, y además, de forma consecutiva, con tanta competencia como hay. En la primera, en Sarria, nos estábamos adaptando al coche, y vencí por la mínima. En Moeche gané gracias a la primera manga, porque en la segunda me despisté y por poco no me ganó Pablo Castro. Por ubicación, trazado y nivel, esta es la prueba que más me gusta, una gran organización, y un lugar magnífico, para competir y para el público, al lado del Concello. La de Valga tiene un trazado que no me favorece, aunque gané allí tres veces, pero estuve muy concentrado y conseguí vencer todas las mangas rebajando tiempos. Por último, en O Castro, el circuito se me daba bien, ya había ganado allí, y además estuve muy mentalizado para la victoria porque podía sentenciar casi el campeonato y al final conseguí vencer la prueba. Después, no participé en la de Touro y en Fene fui segundo.

-¿Cuáles fueron sus principales rivales?

-Mi paisano Pablo Castro, que quedó muy cerca en la clasificación. Es muy regular, rápido y fino. No falla, siempre está en los tiempos de cabeza. Para mí es de los que mejor gira en los conos. En esta modalidad de slalom fue muchas veces campeón de Asturias. También Manuel Souto y Rubén Gandoy, que ganaron las pruebas de Touro y Fene, respectivamente. Me sorprendió un debutante, Fran Pico, que pronto luchará por los triunfos.

-¿Algún circuito peculiar en todos estos años de piloto?

-El que más me gustó fue el de Meira, que gané en 2011. Era similar a un pequeño tramo de ralis. La prueba más complicada es la de Fene. De noche, en invierno, con mucho nivel, y al ser la última, se decide el campeonato.

-¿Cuáles son sus puntos fuertes?

-Conseguí los dos títulos por mi regularidad y la fiabilidad del coche. Cuando empezaba a competir iba al límite, era más agresivo y cometía muchos errores. Ahora lo hago con más calma, cabeza, y soy más fino.

-¿En qué consiste un rali slalom?

-Es un circuito cerrado en el que se ejecuta un trazado que combina velocidad y habilidad, ya que hay una serie de obstáculos, que pueden ser conos, ruedas o puertas, que hay que sortear y trazar por un lado concreto dependiendo del color. Si el cono es verde, tienes que dejarlo a la izquierda, si es naranja a la derecha, y si es azul hay que realizar un giro de 360º. Si tocas el obstáculo o lo trazas por el lado contrario se te penaliza. La prueba consiste en dos mangas de entrenamientos y dos oficiales, y cuenta para el resultado final el mejor tiempo de cualquiera de las dos últimas.

-¿Qué mejoras le gustaría introducir en este tipo de ralis?

-Tiene muchas ventajas. Es económico competir, hay premios monetarios para los primeros, muy buen ambiente, la organización hace un trabajo estupendo y está siempre pendiente del piloto. Se consigue mejorar la técnica de conducción y es ideal para iniciarse en la competición. Quizás echo en falta que se fomente más la participación de la gente que está empezando, y trazados más largos y rápidos. También intentar realizar más pruebas, aunque esto es debido a la crisis. Cuando empecé a competir había entre 12 y 14 pruebas, el año pasado ocho, y este año solo seis.

-¿Su peor y su mejor experiencia compitiendo?

-El peor momento lo tuve en el slalom de Silleda el año pasado, al entrar en meta. Según el reglamento, se debe parar el coche en una zona determinada, pero se me rompió un latiguillo de los frenos y no pude pararlo. Por suerte, todo quedó en un susto. Y lo mejor, ya solo con poder competir soy feliz, y más si te salen las cosas bien, y puedes compartir los triunfos con los tuyos.

-¿Algún ídolo en el mundo del motor?

-Admiro a todos los que intentan superarse, que no se conforman con lo que han ganado, y buscan nuevas metas. Como Rossi, que ya tiene un gran palmarés, pero sigue luchando por estar con los primeros. También me gusta Márquez, que es un fenómeno y va por el mismo camino. En la Fórmula 1, Alonso creo que es el mejor, y aunque por desgracia prima más el coche que el piloto, sigue peleando por volver a lo más alto.

-¿Que supone para usted su hermano mayor Enrique?

-Es una persona increíble y un apoyo indispensable, de quien aprendí a pilotar, y aún sigo aprendiendo, porque para mí es un referente. Este año que estuvo lesionado lo eché en falta. También mis padres son un pilar muy importante. La familia, los amigos, y por supuesto no puedo olvidarme de mi equipo, la Escudería Meira, mis patrocinadores, y el que fue nuestro impulsor en este deporte en el que nos iniciamos en 2008, un primo de mi padre, Laricas, hoy en día nuestro ángel de la guarda.

Fuente La Voz de Galicia

Consegue en tempo real avisos de novos artigos no teu dispositivo, subscribete agora.

También podría gustarte
Comentarios