Bosch y Nvidia apuntan al cerebro del coche autónomo

El gran anuncio durante el evento fue la presentación de un ordenador de abordo para vehículos autónomos.

423

La conectividad entre objetos es la gran apuesta de Bosch. Así lo ha demostrado en la cuarta edición de su evento Bosch Connected World, celebrado en Berlín a la que ha asistido INNOVADORES. Una cita en la que ha dejado claro su salto hacia el ámbito del Internet de las Cosas.

Pero el gran anuncio durante el evento fue la presentación de un ordenador de abordo para vehículos autónomos. Se trata de una apuesta por la inteligencia artificial con algoritmos de machine learning: «Estamos enseñando al coche a maniobrar por sí mismo en una carretera con tráfico», anunció el CEO de la compañía, Volkmar Denner, quien incidió en la carrera por dotar de inteligencia al coche del futuro.

La empresa presentó su acuerdo con la firma de tarjetas gráficas Nvidia, que será proveedora de los chips para almacenar algoritmos de machine learning. De la mano de ella, Denner anunció la creación de un centro de inteligencia artificial y una inversión de en torno a 300 millones de euros para continuar las investigaciones sobre esta tecnología.

Sin embargo, este ordenador no se incorporará a la producción hasta 2020. El trabajo con sensórica comenzó ya hace unos años, a lo que ahora se ha añadido inteligencia artificial para que, además, el vehículo no sólo sea capaz de monitorizar su entorno, sino que pueda interpretarlo y con ello realizar predicciones que tengan en cuenta, incluso, el comportamiento de otros usuarios que circulan.

Reconocimiento de objetos

Este cerebro para el coche cuenta con un sistema de redes neurales que almacena conocimiento. El sistema identifica peatones y ciclistas gracias a algoritmos de reconocimiento de objetos. También es capaz de identificar y superar situaciones de tráfico complejas, como cuando un vehículo ejecuta un giro. En un paso más allá, estas estructuras pueden ser transmitidas a otros sistemas de inteligencia artificial y con ello implementarse en una comunicación entre vehículos.

«Es demasiado complicado programar un vehículo autónomo utilizando métodos convencionales. La inteligencia artificial permite detectar e interpretar situaciones y, a raíz de ello, tomar la decisión correcta», dijo el CEO de Bosch.

El cerebro desarrollado con Nvidia es capaz, además, de realizar 30 billones de operaciones de deep learning en un segundo. El presidente y CEO de Nvidia, Jen-Hsun Huang, remarcó que este supercomputador «es 50 veces más potente que las tecnologías que existen hoy». Huang asumió que con los algoritmos de deep learning es posible alcanzar una percepción superior a la humana del entorno y su capacidad se multiplica por diez cada año. «Ha hecho posible mapear el mundo entero en alta definición», aventuró.

Nvidia lanzó un superchip diseñado directamente para gestionar la inteligencia artificial del coche autónomo y ahora, junto a Bosch, anuncia el acuerdo para lanzar al mercado el primer ordenador de inteligencia artificial para el automóvil.

Su propósito es lograr los 150.000 coches autónomos para 2025. «Creo que los calendarios se adelantarán enormemente», resaltó Huang. El ordenador realiza en tiempo real reconocimiento facial del conductor. También inspecciona la situación en la carretera e indica al conductor cuándo puede, por ejemplo, incorporarse o cuándo saldrá un peatón.

El blockchain fue otro de los protagonistas. Bosch quiere aplicar esta tecnología transaccional, más propia del sector fintech, a entornos de IoT para asegurar los datos. «Permite compartir información sin implicar a un tercer actor», apuntó Denner. Su ventaja es que garantiza la anonimato de los datos al tiempo que imposibilita su falsificación.

Sin salir del motor, la multinacional lanzó también la plataforma software Bosch IoT Suite, enfocada a conectar dispositivos, usuarios y compañías en una misma plataforma. Incluye big data y servicios en la nube que se trasladan al vehículo en cinco servicios estándares. Por un lado el wrong way driver alert, un sistema que alerta al conductor cuando se ha equivocado de sentido en la carretera en diez segundos. El diagnóstico predictivo del vehículo que realiza predicciones de sus componentes y notifica acerca de reparaciones. Y otro de los servicios convierte la tarea de aparcar el coche en algo comunitario, de tal forma que, cuando el coche avanza, los sensores identifican los huecos vacíos en la carretera.

Consegue en tempo real avisos de novos artigos no teu dispositivo, subscribete agora.

También podría gustarte
Comentarios