Preocupación entre los empleados de Endesa por el cierre de centrales

Los trabajadores de la central térmica de As Pontes, propiedad de Endesa, participaron ayer en dos asambleas sobre el incierto futuro de la compañía más allá del año 2020.

529

Los trabajadores de la central térmica de As Pontes, propiedad de Endesa, participaron ayer en dos asambleas sobre el incierto futuro de la compañía más allá del año 2020. Las reuniones, a las que asistió el secretario general de UGT Endesa, Manolo Jaramillo, giraron en torno a las nuevas normativas sobre emisiones de la Unión Europea de cara a los años 2020 y 2030, que obligan a las centrales a adaptarse o cerrar.

Durante estas asambleas se planteó además el impacto que presuntamente tiene la italiana Enel, accionista mayoritaria de Endesa con un 75% de las participaciones, en el futuro de la compañía. Desde el sindicato se asegura que la firma energética transalpina está tratando de desmantelar la corporación española, una operación que, aseguran, comenzó con la venta de activos de Endesa en latinoamerica.

“Estamos en una compañía que se está descapitalizando y desmantelando”, asegura Manolo Jaramillo, “la realidad es que dentro de poco, si no actuamos, no tendremos a Endesa porque se la van a cargar. Estamos apostando por la viabilidad de la compañía, que a día de hoy los consejeros, Enel directamente, le hemos instado para que inicie un plan de viabilidad y futuro, porque solamente tienen resultados hasta 2020”. El secretario general insiste, además, en que este proceso poco o nada tiene que ver con la normativa europea de emisiones, sino que parte de la llegada al poder en el año 2014 del consejero delegado de Enel, Francesco Starace, quien sustituyó a Fulvio Conti. Según Jaramillo, el control de la compañía deriva, en la actualidad, directamente de Italia, apartando a la compañía española de la toma de decisiones en materia de inversiones, proveedores, etcétera.

Inversión millonaria

Por su parte Endesa no comparte la impresión que tiene el sindicato, asegurando que la central de As Pontes no corre ningún peligro. En la actualidad la compañía eléctrica ha invertido cerca de 220 millones de euros para adaptar las emisiones a la normativa europea y cumplir con sus objetivos medioambientales anuales.

Esta actualización en las instalaciones no solo permitiría a la central alcanzar los objetivos fijados para los tramos 2020 y 2030 de desnitrificación y desulfuración de la Directiva Europea de Emisiones Industriales, sino también los recogidos por la EIPPCB en los documentos BREF, que son mucho más exigentes.

La normativa europea establece unas cuotas de eliminación anuales para toda entidad industrial. El plan de Endesa es que, con la inversión de más e 200 millones de euros en las instalaciones de As Pontes, se logre reducir en un 71% de las emisiones de dióxido de azufre, de un 62,5% de las de óxidos de nitrógeno y de un 80% en la emisión de partículas, lo que no solo le permitiría acatar la nueva normativa, sino convertirse en una de las centrales más eficientes de todo el entorno comunitario.

Fuente Diario de Ferrol

También podría gustarte
Comentarios