Endesa prevé el cierre de dos centrales de carbón, pero la medida no afecta a As Pontes

La compañía no ha hecho anuncio alguno oficial hasta el momento de la decisión que tomará con Compostilla (Cubillos del Sil) y Andorra (Teruel), cuyo personal podría ser trasladado a nuevos destinos

271

Las centrales térmicas de carbón de Endesa de Compostilla (Cubillos del Sil, León) y Andorra (Teruel) penden de un hilo. Es un hecho, ya esperado, que ahora ha vuelto a salir a la luz porque varias fuentes habrían asegurado una comunicación de la compañía al Ministerio de Transición Ecológica sobre su cierre. Sin embargo, tal y como han confirmado desde la firma eléctrica a La Voz, todavía no se ha presentado una solicitud oficial. Es una decisión que, no obstante, no afectará a las instalación de As Pontes.

Las circunstancias actuales de las centrales de Compostilla y Andorra son completamente negativas. Si no cambia la normativa ni la situación del sector eléctrico, la inversión necesaria en estos dos lugares no es viable. La necesidad es la misma que se ha solventado en As Pontes con una financiación de más de 200 millones de euros en términos medioambientales. El horizonte es adaptarse a las medidas requeridas por la directiva de emisiones industriales exigida por la Unión Europea, que pone la fecha límite para iniciar la inversión en el 30 de junio del 2020.

La próxima semana, el 21 de noviembre, tendrá lugar además la presentación por parte de Endesa de su plan estratégico, en el que probablemente no aparecerán, al igual que en el vigente, las dos instalaciones citadas. Esto habría aumentado las especulaciones de que ese día se anunciará oficialmente a los inversores el cierre de las mismas, que no obstante tardaría en llevarse a cabo entre 12 y 18 meses.

As Pontes, por lo tanto, se está acomodando a esa normativa, y no existe ningún tipo de posibilidad de cierre. La decisión de acabar o no con las otras dos centrales, sobre todo la de León -la más cercana de las mismas características-, podría repercutir aquí a modo de incorporación de personal, teniendo en cuenta que Endesa no tendría previsto el despido de trabajadores. De hecho, incluso en la térmica pontesa ha cubierto ya alguna baja temporal con gente de Compostilla en los últimos meses.

La eléctrica de Teruel, por ejemplo, cuenta con un millar de trabajadores, aunque de ella también dependen a otros 4.000 empleados de las auxiliares.

El Ministerio de Transición Ecológica, comandado por Teresa Ribera Rodríguez, no tiene previsto variar sus decisiones férreas en términos medioambientales. En este sentido, está prevista para este jueves, tal y como anuncia Diario de León, el cierre del cielo abierto de la Gran Corta de Fabero y el fin de la actividad en Antracitas de Salgueiro, en El Bierzo, muy cerca de la central de Compostilla.

Fuente La Voz de Galicia

Consegue en tempo real avisos de novos artigos no teu dispositivo, subscribete agora.

También podría gustarte
Comentarios