Los concellos aumentan los impuestos un 81% desde 2008 y la inversión, solo un 34%

As Pontes el concello con mayor presión fiscal de A Coruña, con 1169€ por residente/año en impuestos.

428

Dos de las cifras que se utilizan para controlar la acción de las administraciones públicas es la partida que recaudan gracias a los impuestos que cobran a los ciudadanos y qué cantidad revierten después en el apartado de inversiones. Para cuadrar las cuentas por la caída de la recaudación, los ayuntamientos gallegos han tenido que elevar la presión fiscal un 81% desde el estallido de la crisis, mientras que la partida para inversiones solo la han aumentado un 34%. El resto de gastos, como los costes de personal, gastos financieros o transferencias corrientes, se llevan lo que queda de la bolsa. 

Desde 2008, año del inicio de la crisis, hasta 2017, los concellos han incrementado la recaudación a través de las tasas y los impuestos un 81% al pasar de los 231 euros de media que pagaba cada gallego hace diez años a los 418 del ejercicio pasado, según los datos de liquidación de los presupuestos de los ayuntamientos correspondiente a 2017, publicados por el Ministerio de Hacienda. 

La recaudación vía impuestos y tasas incluye los impuestos directos (IBI, contribución, impuesto de vehículos, el IAE o el impuesto de actividades económicas) y los indirectos (el Impuesto de Construcciones Instalaciones y Obras) y las tasas (recogida de basura, abastecimiento de agua, licencias urbanísticas, tarifas de actividades deportivas o culturales o el canon que se abona por colocar las terrazas). 

Si a nivel autonómico el incremento de la presión fiscal de los ayuntamientos gallegos superó el 80%, a nivel provincial presentó diferentes comportamientos, aunque en las cuatro provincias la subida se situó por encima del 40%. La mayor alza de las tasas y los impuestos se produjo en los municipios de Lugo donde se duplicó la cifra y la subida alcanzó el 147% (de 201 a 497 euros por habitante). Les siguieron los de Ourense con un 79% (de 233 a 417); los de A Coruña (63%, de 253 a 414) y los de Pontevedra (43%, de 239 a 342). 

Las siete grandes ciudades también subieron los impuestos desde el inicio de la crisis. Los habitantes de Ourense fueron los que más tasas abonaron en 2017 con 759 euros. Les siguieron los de Lugo (675), Santiago (661) y A Coruña (613), está última, un 46% más que la media gallega. Por debajo de los 600 euros se situaron Pontevedra (594), Vigo (562) y Ferrol (476). 

El de Ourense es también el vigésimo quinto concello con mayor presión fiscal de los 314. Lideró la clasificación el municipio lucense de Xove. Sus 3.300 habitantes pagaron 2.336 euros de media en impuestos durante 2017. En el podio también se situaron Vilariño de Conxo y Muras, con 2.211 y 1.784 euros por persona, respectivamente. El primer ayuntamiento de la provincia de A Coruña con más impuestos fue el de As Pontes, con 1.169 euros. Por la parte baja de la clasificación, los que tuvieron una menor presión fiscal fueron Vilardevós (157 euros por vecino), Gomesende (178) y A Bola (181). Los tres también coinciden en que tienen menos de 2.000 habitantes. 

De los 20 concellos con más impuestos por residente durante el pasado ejercicio, nueve estaban en la provincia de Ourense; seis en la de A Coruña; tres en la de Lugo y dos en la de Pontevedra. De esta veintena, la gran mayoría (16) tiene menos de 5.000 habitantes y solo Sanxenxo y As Pontes superan los 20.000. 

Los ayuntamientos gallegos recaudan de sus ciudadanos, pero también gastan en ellos. De media, los concellos invirtieron 181 euros por habitante en 2017. Fue un 88% más que en 2016. Por encima de la media se situaron los de Lugo (243 euros) y por debajo, los de Ourense (174), A Coruña (173) y Pontevedra (135). 

En cuanto a los 20 con más inversión por vecino, ocho estaban en la provincia de Ourense y seis en la de A Coruña y Lugo. No había ninguno de Pontevedra. De esos 20, ocho tienen menos de 1.000 vecinos y solo Muxía y Mondariz superan los 4.500. 

El gasto en inversiones se ha ido recuperando según pasaba la crisis. Entre 2008 y 2017 el incremento ha sido del 34%. Pero el comportamiento es diferente según las provincias. Donde más subió esta partida fue en los concellos de Lugo con un 40%. Más leve fue el repunte en los de Pontevedra (6,2%), mientras que cayó en los de Ourense y A Coruña: un 0,5% y un 7,4%, respectivamente.

Fuente La Opinión

Consegue en tempo real avisos de novos artigos no teu dispositivo, subscribete agora.

También podría gustarte
Comentarios