Un bombo, la caseta del pulpo y otro sueldo municipal en el pleno pontés

Debate municipal a las puertas de las elecciones

455

Cada vez están más próximas. Dos citas electorales, que ya se notan en el ambiente. Y también donde se cocina toda la actividad municipal: el pleno. Aunque el de ayer, en As Pontes, tuvo carácter extraordinario, fueron varios los asuntos que hicieron saltar a los representantes locales.

La sesión arrancó con la aprobación de tres reconocimientos extrajudiciales de crédito. «Facturas que quedan pendentes de pagar do ano pasado», explicó el edil, José Alén. El importe, unos 275.000 euros, suscitó las críticas del BNG porque, apuntó Silvia Pardo, «o goberno xestiona os recursos sen control». Alén le recordó que «o procedemento está recollido desta maneira e utilizámolo igual que o BNG cando lle tocou gobernar». Desde Xuntos, además de pedir explicaciones sobre algunas de las facturas, reclamaron «falar dos problemas reais da xente», señaló Xosé Manuel Ribeira, luciendo una camiseta en solidaridad con la situación del personal del 061. El PSOE hizo valer su mayoría puesto que PP y Xuntos se abstuvieron y el BNG se opuso.

También salió adelante -con los votos en contra del BNG y la abstención de Xuntos- la nueva ordenanza que regulará los usos del antiguo local del pulpo. La teniente de alcalde -tras anunciar que se inaugurará la zona el próximo sábado- explicó que, tras desestimar las alegaciones presentadas, se da luz verde a que «todos os veciños e asociacións poidan gozar do espazo despois da súa rehabilitación, tamén nos días 1 e 15 de cada mes». El BNG criticó que «se rice o rizo con este asunto» porque «hai 20 anos que se come o polbo alí sen ningún problema». También criticaron que el Concello «teña renunciado á concesión de aproveitamento hidroeléctrico para o Muíño de Prieto».

Dedicación para el PP

El pleno dio el visto bueno -con los votos en contra del BNG y de Xuntos- a la dedicación solicitada por el edil del PP, Javier Acosta, que pasará a percibir una retribución mensual de 960, 61 euros. Las críticas arreciaron desde los bancos de la oposición. «Nestes dous meses non abriu a boca nin presentou unha soa moción», aseguró María Chao. El edil Quico Da Silva también afeó «aumentar este tipo de custo, aínda máis a estas alturas do mandato». El pleno contó con un protagonista poco habitual. El BNG preguntó «como se pode chegar a presentar unha factura de 200 euros para a compra dun bombo para o club de fútbol por parte do Concello». «O único bombo que se comprou -aseguró el edil de Deportes- está no polideportivo e é para todos».

Fuente La Voz de Galicia

Consegue en tempo real avisos de novos artigos no teu dispositivo, subscribete agora.

También podría gustarte
Comentarios