XXXIX FEIRA DO GRELO AS PONTES

Un amplio programa ofreció durante dos días música, artesanía y mucho sabor a los visitantes, que agotaron las 400 raciones previstas

257

A punto de cumplir las cuatro décadas de historia y con fuerzas renovadas, la Feira do Grelo de As Pontes volvió a demostrar su tirón con una nueva edición que, como en los últimos años, se celebró durante dos días y reunió decenas de propuestas y a multitud de gente.

Un amplio programa ofreció música, artesanía y mucho sabor a los visitantes, que este domingo, en el día grande de la feria, agotaron las 400 raciones de cocido previstas, que se pudieron degustar en la carpa habilitada en el patio de Santa María o en cualquier otro lugar escogido, ya que también se servía para llevar.

Tras una temporada de grelos dividida, vista con buenos ojos por algunos pero difícil para otros –se quejaban de que las primeras heladas y el calor de los últimos días no trajeron una gran producción–, el manjar verde tomó el protagonismo y un total de 30 personas se presentaron al concurso de cestas de este año.Fue una pontesa, Cynthia Arias, responsable del proyecto de cultivo y venta de productos de huerta en ecológico Aleira, la que consiguió el primer premio en la categoría de calidad del grelo.

“Estou moi contenta, non o esperaba. Este ano coincidiu moi tarde e xa había menos grelos, pero a calidade é moi boa”, apuntó la ganadora, que todos los sábados lleva su producto al mercado municipal. “E os martes e os domingos facemos o reparto a domicilio entre a xente que encarga na web, que é moi sinxela. A xente maior animouse”, decía una joven defensora de “un rural máis vivo”.

Tras ella, otra pontesa de Espiñaredo, Josefa Basoa, alcanzó el segundo premio en la categoría de calidad del grelo, y Víctor Couto, de Xestoso (Monfero), el tercero. Daniel Romeu, de Gondré, en As Pontes, se llevó el cuarto, y la vilalbesa María José Castro, el quinto.

En el concurso se concedieron tres accésits a María Luz Vázquez y Telmo Carballeira, de Xermade, y a María Emérita Pico, además del ya tradicional premio especial Alexandre Pérez-Sindín, que este año consiguió Josefa Filgueiras.

En la categoría de cesta mejor adornada el premio fue para Belén Ansede, de Monfero, que se presentaba por segunda vez al concurso. “Gustoume a experiencia e estou orgullosa de que valoraran o meu traballo”, decía, al tiempo que mostraba su obra, una vaca hecha con madera y papel que cargaba un carro que llegó a As Pontes cargado de grelos y se fue prácticamente vacío.

El programa, pese a que se rindió al grelo, planteó una gran diversidad de propuestas, con exposiciones, una nueva muestra de camelias y otra de razas autóctonas, exhibiciones de torneado o de talla en madera con motosierra.

También hubo mucha música con actuaciones como las de A Banda da Loba, Andrés Penabad, la Coral Poliafónica do Aturuxo de Melpómene, Birimbao Folk o Xabier Díaz & Adufeiras do Salitre, que llenaron el Alovi.

Fotos cortesía de Raimundo Carballo
Fuente : Progreso de Lugo A Chaira 

También podría gustarte
Comentarios