Las instalaciones del matadero pontés acogerán iniciativas del sector primario

El Concello apuesta por modificar los usos del recinto municipal, en desuso desde hace años

213

Tras explorar la viabilidad de diferentes vías, el Concello de As Pontes ha decidido dotar de nuevos usos a las instalaciones del matadero municipal. «No podíamos tener una recinto con 40.000 metros cuadrados de suelo industrial paralizado, no tenía sentido», subraya el alcalde, Valentín González Formoso.

Desde la administración local, tras haber consultado a los ocho principales operadores de carne de Galicia, concluyen que «el matadero actual no es viable por su capacidad. Es muy pequeño. Barajamos todas las alternativas, pero sin aumentar su capacidad, y la iniciativa privada no quiere hacerlo, no es viable». Por ello, explica el regidor, «no queremos cometer los errores que se cometieron históricamente en el matadero. Se invirtieron 300 millones de pesetas en los años 90, sin tener un uso claro, y otros 34 millones a posteriori. No podemos volver a invertir dinero sin que haya un interés claro». De ahí, resume, la decisión del equipo de gobierno de cambiar el uso de las instalaciones.

Primeros interesados

El futuro del actual matadero municipal pasa ahora por convertirse en un centro dedicado a albergar actividades relacionadas con el sector primario. El municipio de As Pontes, apunta González, «es el ayuntamiento con más extensión territorial de la provincia y no aprovechar esa circunstancia sería un torpeza». Se hará aprovechando «el cambio de mentalidad que se ha dado, con una mejor formación en este ámbito y con líneas de incorporación al campo que han fomentado la creación de emprendedores». Esa oleada, sostiene el regidor, «es aprovechable en un municipio como As Pontes».

El proyecto, capitaneado por la asociación Euroeume, ya ha suscitado el interés de diferentes firmas de la zona. Una de ellas, la Casa do Mel de Goente, «con necesidad de más espacio para desarrollar su actividad». Otra, la factoría Queserías del Eume, que aprovechará las instalaciones para aumentar su capacidad de almacenamiento. La empresa local Aleira y la firma Obenfield, radicada en la localidad vecina de Xermade, también ocuparán parte de las instalaciones del antiguo matadero.

Con ese cuádruple interés como punto de partida, la intención del gobierno local pasa por «dar cabida a todas a las iniciativas relacionadas con el sector primario. Queremos ofrecerles nuevas oportunidades», resume el alcalde pontés.

Si se cumplen las previsiones, las nuevas instalaciones estarán operativas a finales de este año o a principios del 2020. Los primeros trabajos de remodelación en el inmueble ya han comenzado.

Fuente La Voz de Galicia

Consegue en tempo real avisos de novos artigos no teu dispositivo, subscribete agora.

También podría gustarte
Comentarios