Valentín González: «La Diputación es un buen laboratorio para guiar los acuerdos PSOE-BNG»

El líder socialista en la provincia coruñesa pone en valor el trabajo hecho para recuperar las tres alcaldías urbanas

163

Hace poco más de un año que Valentín González Formoso (As Pontes, 1971) asumió las riendas del PSOE en la provincia de A Coruña con el reto de sacar al partido del pozo en el que había caído y recuperar el pulso urbano. Tras implicarse a fondo en el cambio de los candidatos de A Coruña, Santiago y Ferrol, los resultados del 26M le sonríen, pues su partido es en disposición de lograr la alcaldía en las tres urbes a costa de las mareas.

-El PSOE avanzó 9 puntos en porcentaje de voto en la provincia, ¿cumplieron objetivos?

-Sí, fíjese que nuestro proyecto político para la provincia comenzó hace nueve meses, y hemos demostrado que trabajando y buscando liderazgos que conecten con la ciudadanía se puede ser primera fuerza, y lo seremos dentro de cuatro años. El recuerdo de la gestión socialista nos ha ayudado a recuperar voto urbano, a tener 80 concejales más en la provincia y opciones de sumar 12 o 13 alcaldías nuevas.

-¿De los cambios del 26M, cuál le deja mejor sabor de boca?

-Pues ese, el cambio en las tres grandes ciudades de la provincia, donde tenemos referencias que huelen a futuro y que propiciarán que se salga de cuatro años de parálisis.

-¿Cómo explica que ganen las generales, las europeas, y en la provincia quedan a 23.000 votos del PP en municipales?

-Hay muchos concellos pequeños con alcaldes muy asentados y donde el voto tiene que ver más con las persona que con las siglas. Es difícil penetrar ahí, pero en estos nueve meses hemos incorporado nuevos liderazgos, nos tomamos con seriedad la labor de organización y dará sus frutos en cuatro años. Me parece más fiable esa forma de trabajar que fiarlo todo a un ciclo que durará lo que digan los ciudadanos.

-¿A qué se debe la debacle electoral de las mareas?

-En gran parte a que llegaron diciendo que no eran políticos, sino activistas sociales, y al final el discurso vacío que no tenga una gestión que lo avale es eso, un discurso vacío. Puede tardar más o menos, pero la ciudadanía acaba notando las carencias de una ciudad que deja de funcionar, de planificar y de coordinarse con las demás instituciones y acaba dándote la espalda.

-¿Está diciendo que los alcaldes de las mareas no saben gestionar?

-Claro, eso digo, se ha evidenciado que eran honrados, buena gente, me iría con ellos a tomar unas cañas, pero no pondría la gestión de la ciudad en sus manos.

-¿Y podrían entonces compartir algún gobierno?

-Al final es importante delimitar áreas de gestión. Lo que le da cuerpo a un gobierno es el alcalde, que marca los ritmos y corrige el rumbo si algo va mal. No es lo mismo ser alcalde que tener asignada una parcela con unas determinadas prioridades.

-Ángel Mato dice que le gustaría gobernar Ferrol con el BNG y Bugallo no lo descarta en Santiago. ¿Es su socio preferente?

-Es verdad que con el BNG hemos tenido muchas experiencias de gobierno buenas, la mía en la Diputación es muy positiva, porque puede haber cuestiones ideológicas en las que no estamos de acuerdo, pero demostramos que se puede revolucionar una institución que estaba tan aburguesada como la Diputación de A Coruña.

-¿Me está poniendo de modelo el bipartito provincial?

-Sí, porque creo que la Diputación es un buen laboratorio para guiar los acuerdos de gobierno, nuestra experiencia con el BNG es muy positiva y sana, y al final ese espíritu se traduce en un gobierno dinámico, activo, que se atreve a hacer cosas, que repartes fondos de forma objetiva, que no entiende que los Salesianos gestionen una residencia universitaria pública y cambia el modelo.

-¿Cree que Pablo Iglesias echó a perder la campaña electoral con sus críticas a Amancio Ortega, como dijo el candidato de Podemos en Denia?

-Vive muy alejado de lo que piensa la gente, porque yo escucho hablar de Amancio Ortega con admiración, pocas veces podremos tener un motor económico como Amancio Ortega, que pudiendo vivir en Mónaco o Saint Moritz sigue en una ciudad preciosa como A Coruña enfrentándose a lo que dice un dirigente político que a punto estuvo de tener un puesto importante en este país. En nombre de Pablo Iglesias yo le pido perdón a Amancio Ortega, y creo que según vaya madurando se dará cuenta de que debemos apreciar el valor añadido que genera.

-Ojo, que Iglesias quieren ser ministro con el PSOE.

-Sí, pero este tipo de declaraciones no le ayudan a ganar simpatía social ni a que nosotros nos sintamos cómodos con sus propuestas.

-Arteixo es ahora el principal bastión municipal del PP, ¿por qué le cuesta tanto al PSOE recuperar esa plaza?

-Es verdad que gobernamos hasta el 2011, y hay que tener el cuenta de su alcalde tiene personalidad propia y no responde tanto al PP. Arteixo, Oleiros o Narón son lugares a los que no podemos renunciar, pero le toca a la agrupación local hacer el análisis de cuáles son las causas de no haber alcanzado el objetivo.

-Con los datos del 26M, Gonzalo Caballero preconiza el fin de Feijoo en Galicia. ¿Lo ve igual de claro?

-Tengo claro que tenemos una oportunidad histórica. Ya tenemos candidato y faltan los equipos para dotar de contenido todo esto, hacer el programa con propuestas que conecten con la ciudadanía. El partido tiene que esmerarse, hay que aprovechar la confianza que genera el PSOE y la energía que aporta Gonzalo Caballero para hacerlo realidad.

Fuente La Voz de Galicia

Consegue en tempo real avisos de novos artigos no teu dispositivo, subscribete agora.

También podría gustarte
Comentarios