El ciclo de gas de As Pontes, en el podio de esta tecnología

Este tipo de plantas son imprescindibles en la transición energética como respaldo a las energías renovables. Las centrales de ciclo combinado garantizan una generación rápida ante posibles caídas de suministro

105

La descarbonización de la economía y la producción energética acorde a unas normas medioambientales muy restrictivas con las emisiones han marcado una senda a nivel comunitario que ha obligado a los distintos países a dar un vuelco a su mix de generación. Las energías verdes se imponen, por la necesidad de frenar un cambio climático que ya está mostrando sus efectos en todo el planeta. España está haciendo sus deberes, y también en este contexto ha modificado su mapa de generación, potenciando las energías renovables, con la vista puesta en el año 2050, en el que se persigue que los fósiles hayan desaparecido por completo de la producción energética.

Mientras tecnologías como la eólica irrumpen con fuerza en la cesta de generación, los distintos actores se acomodan a los cambios, asumiendo nuevos roles. Como les ha sucedido a los ciclos combinados -instalaciones que producen electricidad con gas y vapor de agua-, que estaban llamados a tener un papel más destacado en la producción de electricidad en el país, y que, por distintos factores, no llegaron a alcanzar esas cuotas.

Sin embargo, la transición energética ha colocado a este tipo de centrales en una posición relevante como garantes de la seguridad del suministro, ya que actúan de respaldo de las energías renovables.

Ese papel es el que ha asumido, y con mucho éxito, la central de ciclo combinado que tiene Endesa en As Pontes, que con sus 855 megavatios de potencia, ha sabido adaptarse al nuevo contexto y asumir el liderazgo en el mercado de reserva, es decir, en el que se mueven las plantas que actúan como respaldo de las fuentes renovables. «En la central de As Pontes hemos tenido la cuota más alta a nivel nacional», explica Pablo Blanco Barca, director de las instalaciones. En ese escenario, algún ejercicio llegó a alcanzar un 15 % de cuota, frente al 9,3 % del pasado año.

 Horas de funcionamiento

No obstante, pese a estar situado en el podio de las centrales de ciclo combinado con mejores ratios de operación en el mencionado mercado de respaldo, las cifras indican que este tipo de instalaciones están muy lejos de agotar la capacidad para la que fueron diseñadas. En concreto, la pontesa podría estar en funcionamiento unas 7.500 horas al año, y está haciéndolo alrededor de 1.500.

El director de la planta de la villa minera -en la que Endesa cuenta también con su principal joya de la corona térmica, la central de carbón de 1.400 megavatios de potencia– recuerda que el ciclo entró en funcionamiento hace ahora 11 años. En los años previos se habían impulsado un gran número de proyectos similares, ya que se producía un crecimiento sostenido de la demanda energética y una expansión de la economía. Pero la crisis económica global y las nuevas necesidades para el cumplimiento de los requisitos de la eficiencia energética dieron un vuelco a la situación.

 Múltiples cambios

Después de unos años en los que pasaron a tener un papel mínimo en la cesta de generación del país, ahora los ciclos resurgen precisamente como respaldo a las energías renovables, con un peso creciente. El hecho de que sean precisamente las centrales de ciclo combinado las que hayan asumido ese papel se explica en varios factores. Por un lado, son tecnologías más recientes que otras en el mercado energético, por lo que presentan una mayor flexibilidad. Pero, fundamentalmente, tienen una capacidad de arranque muy rápida, ya que en 45 minutos pueden estar listas para producir. Son por ello idóneas para entrar en el sistema cuando no hay viento o las condiciones ambientales no son propicias para el funcionamiento de otras fuentes, o cuando se producen caídas en las nucleares, por ejemplo.

Además de arrancar en un plazo de tiempo muy corto, también pueden subir de potencia a gran velocidad, y cubrir así el hueco de generación que estuviera dejando otra instalación, otorgando seguridad al sistema.

Plantilla

Endesa cuenta con otra central gemela al ciclo combinado de As Pontes, es decir, con 855 megavatios de potencia, en Barcelona. Son las de mayor capacidad de las que tiene la eléctrica propiedad del Grupo Enel.

La planta dispone de un censo de 34 empleados directos, a los que hay que sumar el personal indirecto, con el que llega a los 60 trabajadores.

Anualmente, lleva a cabo trabajos de mantenimiento en el que también implica a otras empresas, llegando a sumar hasta cien personas cuando se acomete la revisión en profundidad en las instalaciones pontesas.

Fuente La Voz de Galicia

Consegue en tempo real avisos de novos artigos no teu dispositivo, subscribete agora.

También podría gustarte
Comentarios