La caravana por el carbón recaba el apoyo de la Xunta a sus demandas

Los camioneros de la térmica pontesa alertan de las consecuencias de su parón

59

La central térmica de Endesa en As Pontes continúa al ralentí. Encendió uno de sus cuatro grupos generadores durante el fin de semana, pero hoy volvía a estar apagado. Y ya va para tres meses en los que su producción está muy por debajo de las previsiones de operatividad de la planta, lo que ha provocado que no se queme carbón y, consecuentemente, que tampoco se transporte desde la terminal de Endesa en el puerto exterior hasta las instalaciones pontesas. Para alertar del efecto que esta situación puede tener en la economía de la comarca, un centenar de camioneros protagonizaron este lunes la primera fase de una caravana que los llevó a Santiago, para elevar sus demandas al Gobierno gallego, además de a otras ciudades gallegas, y continuará mañana, martes, en una marcha hasta Madrid. El destino: plantear su particular S.O.S. al Ministerio de Transición Ecológica.

Debido a que Endesa está llevando a cabo una inversión de 217 millones de euros para ser menos contaminante, lo que alargará la vida útil de la térmica 25 años más, los camioneros que se ocupan del transporte del carbón desde Caneliñas hasta la villa minera, también se lanzaron a renovar sus vehículos, y ahora que llevan dos meses sin trabajar, ven la amenaza de crac económico sobre sus cabezas. No obstante, insisten en que la paralización de la actividad de la térmica -producida por un alza en los costes por los derechos de emisiones de las toneladas de CO2- afectará a toda la comarca. Recuerdan que el 50 % del tráfico portuario ferrolano procede de Endesa.

El alcalde de As Pontes, el socialista Valentín González Formoso, respalda la protesta, y de hecho acudió también al encuentro celebrado por la mañana en la Consellería de Infraestruturas. «Esto es un toque de atención ante las autoridades competentes, tanto del Ministerio de Transición Ecológica como de la Consellería de Industria», afirma. González Formoso es muy crítico con el papel de la Unión Europea, que ha permitido crear un mercado especulativo con la compra de los derechos de CO2, lo que está castigando a las terminales que, como la pontesa, está acometiendo un gran esfuerzo para reducir sus emisiones.

«La transición energética debe ser justa», incidió el regidor, que hoy también estará en el encuentro con responsables del Gobierno central en Madrid.

Postura de la Xunta

La conselleira de Infraestruturas, Ethel Vázquez, se comprometió a abordar este problema con el Ejecutivo central, al que acusó de impulsar una transición desordenada.

Fuente La Voz de Galicia

Consegue en tempo real avisos de novos artigos no teu dispositivo, subscribete agora.

También podría gustarte
Comentarios