Endesa se compromete a buscar alternativas para la central de As Pontes

El consejero delegado, José Bogas, afirma que trabajarán para encontrar un modo de continuar con la actividad. Feijóo pide implicación al Gobierno central para lograr ir sustituyendo el carbón por otros combustibles

91

Dos semanas después de que Endesa comunicase su decisión de  no seguir produciendo en la central de As Pontes, la eléctrica abre un hilo de esperanza a los más de 750 trabajadores que dependen de la térmica. El consejero delegado de la compañía, José Bogas, se reunió esta mañana en Santiago con el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo. Bogas se comprometió «a trabajar para encontrar soluciones que puedan permitir continuar con una actividad industrial similar». El consejero delegado apuntó que, aunque no sea «al 100% como actualmente», la planta sí pueda seguir «generando riqueza y empleo». 

Pero la tarea no será sencilla. As Pontes lleva desde el pasado mes de abril parada porque no es capaz de vender su producción en la subasta eléctrica. La quema de carbón para generar energía es uno de los principales focos contaminantes responsables del cambio climático. La escalada de precios del CO2 en los mercados diseñados por la Unión Europea para poner freno a estas emisiones ha llevado a la central a disparar sus costes de producción. Si no logra rebajarlos seguirá sin poder dar salida a la electricidad que produce. «No les oculto que hay dificultades», explicó Boga en declaraciones a los medios, «pero me ratifico en el interés de Endesa en que sea así y en el compromiso que he adquirido con el presidente de estudiar todas las alternativas posibles para llevarlo a cabo».

Tras hacer una valoración «positiva» del encuentro, Feijóo se mostró optimista sobre la posibilidad de que la planta de As Pontes se mantenga operativa. «Endesa se compromete a mantener la central activada», resaltó tras el encuentro. Feijóo reconoció que existe un «problema» pero confió en que hay disposición para encontrar las soluciones. «Es necesario buscar distintas fórmulas para que el precio de la tonelada de emisiones de CO2 no haga incompatible el funcionamiento de la compañía con su cuenta de resultados», aseveró el mandatario autonómico. «Endesa va por ese camino y la Xunta también, necesitamos que el Gobierno de España también encuentre soluciones», reclamó Feijóo. El presidente esperó que en los próximos años a través de una mesa técnica se pueda encontrar un modo de ir disminuyendo el uso del carbón como combustible e ir sustituyéndolo por otras materias primas. «Hay dificultades», resaltó Feijóo, «pero esas dificultades son solventables, pongámonos a solventarlas y no a ir por el camino fácil que es el del despido masivo y el cierre indefinido».

En los últimos meses, la central de As Pontes ha estado realizando pruebas para alimentar sus calderas con biomasa forestal, lodos de depuradora o el orujillo de la aceituna (un residuo que queda tras la producción de aceite). Tras la reunión mantenida en el Ministerio de Transición Ecológica el pasado día 3, Endesa se comprometió a continuar durante este mes los ensayos. A principios de semana, la central ponía en marcha uno de sus cuatro grupos para probar el rendimiento de una mezcla de carbón y orujillo de aceituna. La ministra Teresa Ribera también ha prometido la implicación del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), que analizará si el uso de estos combustibles pueden ser una opción viable. Tras recordar el compromiso de la Xunta en la lucha contra el cambio climático, Feijóo consideró que mientras la central no tenga fuentes energéticas distintas del carbón «se necesita un periodo de adaptación y un periodo de transición ordenado». El presidente recordó que —tal como confirmó la Comisión Europea al conselleiro de Economía, Francisco Conde, este miércoles— a partir de 2021 estarán disponibles fondos procedentes de Bruselas «para invertir en las centrales y para reconvertirlas para nuevas fuentes de energía».

Fuente de desempleo

«España no puede cerrar su central térmica más importante. España no puede adelantarse y convertir la transición ecológica en una fuente de desempleo, de desarraigo y de paralización de comarcas enteras», reflexionó el presidente autonómico tras el encuentro con el consejero delegado de Endesa. Resaltó que en países como Alemania, Italia o el Reino Unido las centrales térmicas siguen funcionando y que Endesa estaba invirtiendo justo antes del parón 217 millones de euros para adaptar la planta de As Pontes a las últimas exigencias de la UE en materia de emisiones contaminantes. En un tono menos combativo del habitual —el presidente ha culpado en varias ocasiones al Gobierno central de cerrar la térmica— Feijóo pidió implicación al Ejecutivo de Pedro Sánchez para encontrar una solución para As Pontes. Si no lo hace, advirtió, «tendremos una divergencia política de primer nivel».

Como ya había advertido el lunes cuando se citó con el alcalde de As Pontes, el presidente insistió en que España no puede permitirse quedar sin al menos una central térmica que garantice el suministro eléctrico en caso de que las fuentes renovables fallen. También se mostró convencido de que si desaparecen todas las plantas que queman carbón «estamos ante el mismo riesgo que hace unos años» cuando se generó un déficit de tarifa de 30.000 millones en el sistema eléctrico.

Fuente ABC

Consegue en tempo real avisos de novos artigos no teu dispositivo, subscribete agora.

También podría gustarte
Comentarios