«El parón de la central nos metió un golpe terrible»

Transportistas del carbón de Endesa y vecinos de As Pontes inician una marcha de cuatro días para reclamar la reactivación de la térmica

205

«El parón de la central térmica nos metió un golpe terrible. El 95 % de los camioneros no trabaja en otra cosa», aseguraba Roberto González en el arranque de la caminata que los transportistas del carbón de Endesa iniciaron a las diez de la mañana en As Pontes para reclamar la reactivación de la planta. Aunque algunas empresas también trabajan en otros sectores, la mayoría lleva siete meses con los vehículos prácticamente parados. En total, como recordó Manuel Bouza, portavoz del colectivo, han dejado de ingresar más de 16 millones de euros. «Calquera que viña a As Pontes fai cinco meses e o faga agora xa nota que son 16 millóns que deixaron de gastarse aquí», subrayó Manuel Bouza, quien pidió una mayor implicación de la comarca en la lucha para conseguir que la central térmica, una de las mayores del país, con 1.400 megavatios de potencia, no se cierre.

Además, anunció que esta caminata -que se efectúa por etapas- culminará el viernes con la entrada a pie en A Coruña por la avenida de Alfonso Molina. Aunque hoy arrancaron alrededor de 150 personas, llamó a todos aquellos que quieran respaldarlos a acudir a la  ciudad herculina, en donde esperan reunir a unas 2.000 personas.

El alcalde de As Pontes, el socialista Valentín González Formoso, también participó en la primera etapa de la marcha, al igual que la diputada socialista pontesa en el Congreso, Montserrat García. Valoró las opciones de que Endesa revise los resultados de las pruebas de operatividad que realizó con una mezcla de carbón y biocombustibles, como lodos de depuradoras. El regidor aseguró que, para que las térmicas puedan funcionar en España, necesitan de una mezcla con carburantes verdes. Así, explicó que las centrales de carbón europeas funcionan actualmente porque tienen minas cerca. «Aquí temos que traer o carbón de Estados Unidos, así que é un problema de custes económicos», subrayó.

En la marcha también se integraron representantes de las empresas auxiliares de la central, como Celso Barro. Explicó que «as compañías tenos carga de traballo para tres meses máis ou quizáis un pouco máis», por lo que, añadió, continuarán con las movilizaciones que protagonizan todos los miércoles ante la planta.

Vecinos de la villa y jubilados de Endesa respaldan también a los caminantes. «Somos David contra Golliath», comentaba en los primeros pasos un jubilado del sector naval que, asegura, lucha por un futuro para sus nietos.

Hoy, la primera etapa culminará en A Capela.

Fuente La Voz de Galicia

Consegue en tempo real avisos de novos artigos no teu dispositivo, subscribete agora.

También podría gustarte
Comentarios