Pontón pide utilizar ya fondos europeos sin uso para la transición energética en As Pontes

La líder del BNG reclama en Bruselas la capacidad de Galicia para optar a los incentivos por la descarbonización

148

La transición energética está en la agenda europea, pero por el momento continúan sin clarificarse tanto el montante que destinará la UE a ayudar los países miembros a erradicar el carbón de sus economías, como la estructura y requisitos que deberán cumplir para poder beneficiarse de esos incentivos. Una y otra vez se repite el mantra de que la transición tiene que ser justa y no dejar a nadie atrás, pero en Galicia, solo en la comarca eumesa hay 750 familias pendientes del futuro de una central térmica, la de Endesa, de la que dependen directamente otros tantos empleos. «Estamos nun momento no que se van decidir elementos importantes para o noso futuro económico e onde podemos estar ou podemos quedar fóra e o noso traballo e empeño será que Galiza non perda este tren», aseguró ayer en Bruselas la portavoz nacional del BNG, Ana Pontón, quien viajó hasta la capital belga para reunirse con la directora de Mercados de Carbono europeos e internacionales, la española Beatriz Yordi.

«Nós temos agora mesmo un problema e quizáis teríamos que pedirlle ás institucións europeas e ao propio Estado que moitos fondos que non se están utilizando, como os de cohesión, que se redireccionen o ano que ven» para ayudar a las zonas ya perjudicadas por la descarbonización de la economía. «As Pontes non pode esperar ao ano 2022, nin ao 2023. As Pontes necesita solucións no 2020, e polo tanto se estamos vendo que hai recursos económicos que non se están utilizando, sería importante que se puideran empregar xa no inmediato para poder poñer en marcha alternativas económicas» y proyectos industriales que palíen la paulatina desaparición de la actividad térmica, subrayó. 

Derecho de Galicia a participar

La líder nacional de la formación nacionalista acudió a Bruselas al frente de una delegación de la que también formaron parte la portavoz en Bruselas, Ana Miranda, el concejal del BNG en el Concello pontés, Francisco da Silva, el secretario de la Federación de Industria de la CIG, Xoán Xosé Bouzas, y Alberte Amado, del sindicato en As Pontes.

«Trasladamos a comisión o dereito que ten Galicia de participar nos plans de transición e non só polos peches das centrais de carbón con todas súas consecuencias e implicacións que ten no ámbito económico, sociolaboral, personal de auxiliares e transportistas, senón porque Galicia, neste plan que diseña Europa e que polo tanto nos ven imposto, vai facer un esforzo maior que calquera outra parte do Estado español e ou igual en intensidade que noutras partes de Europa», advirtió Da Silva. Este recordó que la comunidad es productora y excedentaria en energía eléctrica, y que no solo alimenta a otras zonas, sino también a empresas electrointensivas. «Podemos quedar nun deserto industrial e nun deserto enerxético e complicar con moito o noso desenvolvemento», avisó, al mismo tiempo que reclamó amparo «do Estado, da Xunta e da Unión Europea» para su tejido productivo y social.

Ana Pontón incidió en la importancia de que Galicia tenga voz en estos momentos, en los que se van a definir las ayudas a la transición energética. «Non podemos quedar marxinados», y advirtió de que, por el hecho de que As Pontes y Meirama agotaran hace unos años sus minas de carbón, la comunidad no debe ser excluida «dos plans de compensación a zonas mineiras». Además, lamentó la poca información que tienen las autoridades comunitarias sobre las particularidades gallegas para poder enfrentar el proceso de transición energética. Da Silva tiró de datos además para desmontar que el núcleo generador de As Pontes sea de los más contaminantes. «A UE representa o 8 % das emisións mundiais, o estado español non chega ao 1 % e As Pontes queda moi debaixo de todo eso», reseñó, al mismo tiempo que añadió que también se queda por debajo en cuanto al índice de emisiones por producción.

Mientras el futuro de la térmica pontesa continúa sin clarificarse, Endesa presentó sus planes renovables para las plantas de Andorra y Compostilla, que pasan por la instalación de 1.725 megavatios renovables.

Por otro lado, la última etapa de la marcha pontesa que hoy tenía previsto llegar a A Coruña se suspende por el temporal y queda pendiente de una nueva fecha.

Fuente La Voz de Galicia

Consegue en tempo real avisos de novos artigos no teu dispositivo, subscribete agora.

También podría gustarte
Comentarios