Conde insta Madrid a aprobar fondos para que la térmica continúe operativa

«La transición no puede tener costes en términos de empleo», dice el conselleiro

109

El conselleiro de Economía, Francisco Conde, se niega a asumir un escenario de cierre abrupto de la central térmica de Endesa en As Pontes. Considera que antes de analizar planes de futuro para la comarca y opciones industriales para el mencionado emplazamiento hay que quemar las naves para probar las opciones de funcionamiento -al menos parcial- de la planta con una mezcla de carbón y biocarburantes, como los lodos procedentes de depuradoras. Las evaluaciones se llevarán a cabo en el mes de enero y el máximo portavoz de la política industrial del Ejecutivo de Núñez Feijoo considera que, para lograr la viabilidad económica, el Ministerio de Transición Ecológica debería arbitrar acciones de respaldo a esa co-combustión. «Son necesarias medidas de acompañamiento por parte del Gobierno, porque, de lo contrario, la central no podrá competir en precio con las de gas», advierte el conselleiro.

Otro tipo de decisiones, como la eliminación del céntimo verde, impuesto que deben pagar las térmicas por ser más contaminantes, frente a las centrales de ciclo combinado, que no han de abonarlo, son también consideradas imprescindibles por el conselleiro de Economía.

En este sentido, recordó que en la primera reunión mantenida en el Ministerio de Transición Ecológica, sus dirigentes manifestaron su buena disposición a eximir a las térmicas de ese impuesto, para incrementar su competitividad y permitir su funcionamiento en el sistema eléctrico. «Este tipo de incentivos pueden darse en un contexto de economía circular, con el que se valorizan residuos», afirmó.

Endesa argumenta el cierre de su térmica en la escalada de los precios de adquisición de los derechos de emisión de CO2, que la ha dejado fuera del mercado. La solución para rebajar esos costes podría venir de reducir el uso de carbón y el empleo de una mezcla con otros biocarburantes. Ha realizado distintas pruebas pero ha concluido que no es viable ni económica ni técnica ni medioambientalmente, pero se ha comprometido a realizar otras a principios de año. En ellas tiene puestas muchas esperanzas la Xunta y también el Ministerio de Transición Ecológica, que el viernes mismo manifestó su confianza en que esa mezcla de combustibles pueda mantener activos dos de los cuatro grupos de la central.

Francisco Conde insiste en que en Europa hay 149 centrales funcionando, aunque admite que cada una tiene su casuística. La de As Pontes, por ejemplo, tiene los costes de producción más elevados ya que importa el carbón, mientras que la de Carboneras (Almería) tiene la planta en el puerto. Otras instalaciones europeas se alimentan del mineral de sus minas, por lo que sus costes son menores. Sin embargo, el conselleiro afirma que algunos países están respaldando el funcionamiento de sus térmicas, aprobando pagos por capacidad o concediendo incentivos para la compra de derechos de emisión. En España, critica, «el Gobierno no ha querido pedir a Red Eléctrica un informe sobre el papel que juega la térmica pontesa para la garantía de suministro». «La transición energética no puede tener un coste directo para Galicia en términos de empleo», sentencia.

El líder de los socialistas gallegos, Gonzalo Caballero, defendió una transición justa y subrayó el mantenimiento de los 174 empleos directos y la puesta en marcha de planes de energías renovables en la comunidad.

As Pontes convoca una concentración mañana para clamar por una transición justa

El bautizado como comité de crisis en As Pontes -un frente común en defensa de una transición energética justa, en el que están presentes todos los grupos políticos del Concello, los empresarios, los transportistas y los sindicatos CC.OO., UGT y CIG– ha convocado para mañana, a las 20.30 horas, una concentración en la villa minera. El alcalde, Valentín González Formoso, asegura que, entre otros motivos, se hace para manifestar el rechazo del municipio a «las formas» con las que Endesa ha tomado la decisión de solicitar oficialmente el cierre de la central térmica, cuando aún está pendiente de realizar unas nuevas pruebas para evaluar la posibilidad de que opere con un mix de carbón y de lodos procedentes de depuradoras.

 «Vamos a reclamar que no se deje de trabajar para buscar una solución. Hasta el último suspiro no vamos a renunciar al funcionamiento de al menos parte de la central», explicó.

Pero, además, la sociedad pontesa va a movilizarse también para instar a Endesa a plantear soluciones urgentes para dos de los colectivos más afectados por la paralización de la térmica: los trabajadores de las empresas auxiliares y los transportistas.

El viernes, cuando Endesa dio a conocer la solicitud oficial de cierre de la central de As Pontes, ya anunció que iba a dar prioridad a los empleados de las firmas auxiliares con las que lleva trabajando en los últimos tiempos para las tareas de desmantelamiento de las instalaciones y también para la construcción y operación de sus futuros parques eólicos en Galicia. Sin embargo, no plantea por el momento ninguna alternativa para los transportistas.

Fuente La Voz de Galicia

Consegue en tempo real avisos de novos artigos no teu dispositivo, subscribete agora.

También podría gustarte
Comentarios