Aprendizaje 4.0. en la térmica pontes

Endesa aplica técnicas de realidad virtual a los cursos de seguridad que está realizando entre toda la plantilla de las centrales de carbón y de ciclo combinado

187

En el aula hay pupitres, y un encerado, pero ni rastro de apuntes ni bolígrafos. Adiós a las tediosas explicaciones, para dar paso a un aprendizaje 4.0. Los trabajadores de la central térmica y del ciclo combinado de Endesa en As Pontes son los protagonistas de unos cursos de formación en los que se sumergen en la realidad virtual para reciclarse profesionalmente en materia de seguridad.

Sus herramientas formativas son unas gafas que los transportan al segundo a distintos escenarios dentro de una central térmica y unos mandos, que representan unos guantes. El objetivo, simular las tareas que tienen que llevar a cabo para efectuar los denominados bloqueos en instalaciones térmicas, es decir, materializar el aislamiento de una zona en la que se va a realizar esa interrupción eléctrica.

Lourdes Fernández-Trapa y Patricia García son técnicas del Servicio de Prevención de la central pontesa, y las encargadas de impartir el curso, que se celebra todos los martes y jueves, a grupos reducidos de empleados, en sesiones de cinco horas. Tan contentas están estas profesoras como los alumnos con este nuevo método de aprendizaje, aunque algunos lleguen al aula con reticencias.

Fue el caso de Miguel Martínez que, debido a que trabaja en la sala de control de la térmica pontesa, no lleva a cabo nunca el tipo de trabajo incluido en el adiestramiento virtual. «Al principio yo era muy negativo, porque yo no pongo bloqueos nunca, pero reconozco que tiene su aquel. No corres riesgos reales en un cuadro eléctrico», explicó. Junto a otros cuatro compañeros más, de distintos departamentos, participaron el jueves en una sesión dinámica y en la que todos se enfundaron las gafas y los guantes.

«Es una metodología más moderna que la habitual y que no se limita a que recibamos información, sino también a ejecutarla», afirmó Juan José Couce.

La planta de Compostilla

«Es mucho más entretenido que los cursos de seguridad de siempre, te involucras más porque estás actuando», añadió Santiago Gómez, un exempleado de la central de Compostilla -en la que están basados los gráficos que se utilizan en la recreación virtual- y que ahora trabaja en las instalaciones pontesas.

En total, cerca de 200 trabajadores -160 que componen la plantilla de la central térmica, y 35, del ciclo combinado- tomarán parte en estas acciones formativas, que se desarrollarán hasta finales de abril o principios de mayo, según Daniel Pérez, responsable del área técnica del Servicio de Prevención de As Pontes. A través de este curso interactivo «se trata de incidir en el cumplimiento de todos los pasos para reducir las posibilidades de que se produzca un accidente», añade, a la vez que insiste en los buenos resultados que está teniendo el denominado «gaming», aprender jugando.

«Lo bueno es que tratamos temas de seguridad en un ambiente relajado», comenta Lourdes Fernández Trapa, mientras que su compañera Patricia García subraya las ventajas de «dar una formación en la que la gente se divierte y sale contenta».

Este mismo curso que está desarrollándose en As Pontes ya ha sido realizado en instalaciones de la eléctrica en Canarias, Besós, Compostilla y Teruel.

«Hay ejercicios completos que tienen que hacer bien y otros con fallo para que encuentren el error», sentencia Fernández-Trapa. La simulación permite que, a diferencia de la vida real, el game over de la recreación se lleve a cabo sin ningún tipo de consecuencias para los jugadores.

Fuente La Voz de Galicia

Consegue en tempo real avisos de novos artigos no teu dispositivo, subscribete agora.

También podría gustarte
Comentarios