Endesa tramita el desmantelamiento de su central térmica en As Pontes

La eléctrica remite al Ministerio de Transición Ecológica el proyecto de clausura de la instalación para su evaluación ambiental

1.258

El apagón del carbón avanza con paso firme. Con Meirama ya inactiva (Naturgy clausuró el pasado martes la central tras 40 años de actividad), Endesa apura los pasos para el cierre de la última térmica gallega, la de As Pontes, previsto para el segundo semestre de 2021. La eléctrica ha remitido al Ministerio para la Tra nsición Ecológica su proyecto de Desmantelamiento de los grupos 1, 2, 3 y 4 de la central termoeléctrica de As Pontes, que se encuentra en trámite de evaluación ambiental. 

Este paso confirma la voluntad de Endesa de clausurar la que es la mayor térmica de toda España, pese a las presiones de su plantilla y de los camioneros para seguir quemando carbón si es posible mezclado con biocarburantes, para reducir sus emisiones contaminantes. La compañía ha accedido a hacer las pruebas, pero ya ha solicitado el cierre de central y ahora busca el visto bueno del Gobierno a su plan de desmantelamiento, como ha hecho público Transición Ecológica.

Las ocho últimas centrales

Esta semana han dejado de estar operativas siete de las 15 centrales de carbón que funcionaban en España, incluida Meirama. La de As Pontes es una de las ocho que todavía continúan activas, junto a tres asturianas (Aboño, Lada y Soto de Ribera), dos castellano-leonesas (Guardo y Anllares) y otras tantas andaluzas (Litoral y Los Barrios). 

El sector de la combustión de carbón y gas representó el año pasado el 60% de las emisiones de Galicia, con lo que esta se situó como la fuente más contaminante, seguida por la producción de aluminio primario (13,78%) y el refino de aceite mineral (12,11%). Así figura en el Observatorio de la Sostenibilidad dado a conocer ayer, que recoge que la combustión de fuel representaba en 2008 una mayor porción de las emisiones, puesto que eran casi el 80. Subieron, sin embargo el peso de la producción de aluminio primario, que era del 11,13%, y el del refino de aceite mineral, que hace 11 años suponía el 6,05%. 

Según el observatorio, las instalaciones más contaminantes fueron la térmica de As Ponte, la refinería de Repsol, las plantas de aluminio y alúmina de Alcoa en San Cibrao, la planta de Naturgy en Sabón, la central de Naturgy en Meirama, las instalaciones de Air Liquide, Cementos Cosmos y Ferroatlántica.

Fuente La Opinión de A Coruña

Consegue en tempo real avisos de novos artigos no teu dispositivo, subscribete agora.

También podría gustarte
Comentarios